Etimológicamente, la palabra champú proviene de ‘champo’ una palabra india que data de 1759 y significa “masajear la cabeza”. Pero no fue hasta 1930 cuando un señor muy sabio decidió crear un ungüento (Drene) con detergentes sintéticos menos agresivos para conseguir el champú que conocemos ahora.

En los últimos años, no usar champú se está convirtiendo en una nueva tendencia. Son muchos los partidarios del movimiento “no poo”, que defiende lavarse el cabello exclusivamente con agua.

Jacquelyn Byers, una de las seguidoras de esta tendencia señaló que se enjuagaba dos veces por semana el cabello mientras me bañaba, y, de vez en cuando, agrega bicarbonato de sodio o vinagre de manzana. ¿Seriamos capaces de hacer los mismo?