1. No te obceques en lo que no puede ser, eso sólo le restará potencial a todo lo que está por venir. “Pasa página” cuanto antes y busca alternativas.

2. Ten siempre claras tus metas, qué es lo que quieres conseguir cueste lo que cueste. Tenerlo escrito cerca de ti día a día es una buena forma de no olvidarlo jamás.

3. Prioriza las cosas que tienes que hacer, de esta forma nada importante quedará para última hora o lo que es peor, sin hacer.

4. Descansa al menos entre 6 y 8 horas diarias, es necesario para rendir al 100% en el día a día.

5. Ten una agenda o un planning actualizado día a día y a la vista. Lo mejor para ser eficiente es no dejar nada a la improvisación.

6. Ten claro qué es lo que se te da bien hacer y explótalo al máximo.

7. Nunca dejes de aprender, de esta manera serás cada vez más productivo porque aprenderás nuevas técnicas y adquirirás conocimientos renovados.

8. Delega para poder abarcar todo lo que tienes entre manos en tu empresa. Es necesario para su buen funcionamiento.

9. Rodéate de los mejores para que el trabajo y los proyectos que tengas siempre sean de altísima calidad y hechos en los plazos previstos. Debe ser gente responsable, proactiva y trabajadora.

10. Identifica lo que va mal y elimínalo. Dedica un tiempo a observar qué le resta potencial a tu día a día y haz todo lo que sea necesario para eliminarlo de tu vida y de tu rutina.