Al igual que Google, Facebook, Yahoo o Linkedln, la red social Twitter suspende en materia de diversidad entre sus empleados. Y es que, la diferencia entre sexos sigue siendo una constante en empresas tecnológicas pese a la igualdad que se refleja fuera de sus oficinas. El estudio de diversidad determina que un 70% del equipo son hombres mientras que el 30% son mujeres. El contraste no finaliza con estos datos, sino que queda patente también en el nivel de sus funciones y obligaciones.

La responsabilidad tecnológica es para ellos. El 90% de los empleados encargados de las gestiones más importantes son hombres, blancos y asiáticos. Tan sólo el 10% del personal tecnológico de la compañía está representado por mujeres. Lo que determina la escasez de mujeres para funciones especializadas y, mucho menos, para ocupar puestos de alto rango. Y a los datos nos remitimos. El 79% de la dirección está compuesta por hombres. El 21% restante, desempeñado por mujeres.

La insuficiente variedad de culturas se refleja también en las oficinas de San Francisco, donde se encuentra la sede de Twitter. Y es que, según el estudio, las personas de color representan el 2% del total de los empleados, seguidos muy de cerca por los latinos, un 3% del equipo.

Sin duda, la red social tiene mucho trabajo por delante en materia de diversidad. Es importante que, tras una red social a la que se puede acceder desde cualquier parte del mundo, haya un equipo variado que pueda atender las necesidades de cada usuario sin importar raza, género u otras cuestiones culturales. Sus resultados, posiblemente, serían mucho más notables de lo que actualmente ya son.