1. Deja la responsabilidad a otra persona
Asegúrate de que, durante tus vacaciones, una persona de confianza y capacitada se encargará de hacer tu trabajo mientras no estés. Elige al profesional mejor preparado y deja en sus manos todo lo que hasta el momento estaba en las tuyas.

2. Enséñale cuáles son tus funciones
Tienes que ser precavido. Unas semanas antes de irte a la playa, intenta que la persona que va a hacer tu trabajo conozca cuáles son tus funciones dentro de la empresa. Ofrece consejos y reparte el trabajo con él hasta que lo tenga todo controlado. Te permitirá irte de vacaciones más tranquilo sabiendo que realizará un buen trabajo.

3. Aumenta el equipo si es necesario
Muchas empresas suelen recurrir a este punto cuando su personal se va de vacaciones. Es una solución a corto plazo que te permitirá disfrutar de tus vacaciones sabiendo que la empresa funcionará y el trabajo saldrá adelante gracias a los nuevos profesionales.

4. Olvida las redes sociales
Las vacaciones te tienen que servir para desconectar de todo aquello que te pueda generar estrés. Es tiempo para ti y tu familia. Intenta no consultar el correo electrónico, actualizar tus redes sociales o estar pegada al teléfono. Esto forma parte de tu rutina laboral, no de tus momentos de ocio.

5. Céntrate en descansar
Relájate todo el tiempo que puedas. Tomate el tiempo necesario para hacer las cosas que no puedes hacer mientras trabajas. Duerme más de 8 horas, échate la siesta y siéntate a ver una película. Tu cuerpo agradecerá este parón y tendrás más energía para tu vuelta.

6. No quieras saber más de lo necesario
Si estás de vacaciones, estás de vacaciones. No puedes estar en la playa pensando qué pasa si hay algún problema que no puedan solucionar. Limítate a saber si todo va bien y no preguntes más. Hay un equipo detrás para solucionar cualquier asunto. A tu vuelta, podrás tomar las decisiones que consideres oportunas.

7. Aprovecha el tiempo en familia
A veces dedicas demasiado tiempo a tu trabajo y descuidas a tus amigos y familiares. Las vacaciones te tienen que servir para hacer actividades con ellos y compartir más tiempo con ellos. Es buen momento para conocer más sobre cada uno de tus familiares.

8. No pienses en el trabajo
Te parecerá que es difícil desconectar y dar de lado los hábitos que forman parte de tu día a día. Pero, lo superarás antes de tiempo. Lo bueno es que vivas tus vacaciones sin pensar en qué vendrá después y sin tener en cuenta lo que has dejado atrás. Olvídate del trabajo por unos días y luego retoma con más fuerza.