1. Hacer ejercicio diario
Si eres una persona sedentaria notarás más cansancio físico de lo normal (al contrario de lo que puede parecer). Si quieres cambiar ese estilo de vida por otro más saludable, comienza con ejercicio físico moderado como paseos, correr durante 10/15 minutos…e ir aumentando ese ritmo progresivamente. Al principio cuesta, pero los resultados merecen la pena.

2. Conocer gente nueva
Quizás son las personas que te rodean las que hacen que tu vida se vaya por caminos que no te gustan. Prueba a apuntarte a actividades, a salir a conocer gente, etc. Cambia de círculo de amistades y te darás cuenta de la cantidad de cosas que comienzan a mejorar en tu vida.

3. Cambiar de barrio o de ciudad
Obviamente no todo el mundo puede permitirse esto, pero si eres uno de esos privilegiados que puede hacerlo, no lo dudes. Cambiar por un tiempo de lugar de residencia te hará renovar las fuerzas y cambia tu vida por completo. Es la mejor forma de darle un giro de 180 grados.

4. Encontrar un hobbie
Encuentra algo que te motive, que te apasione: puede ser la pintura, la escritura, algún deporte… cuando lo encuentres dedícale un pequeño rato al día, y si tu tiempo es escaso, al menos una o dos horas a la semana. Encontrar huecos para hacer lo que realmente te apasiona, cambiará tu vida.

5. Dejar atrás hábitos perjudiciales
Beber alcohol en exceso, fumar, trasnochar a menudo, llevar una vida sedentaria… todo eso sólo te perjudica. Intenta modificar esos hábitos insalubres y comienza a cuidarte un poco más. Lo agradecerás y notarás los resultados a muy corto plazo.

6. Buscar un nuevo empleo
Si lo que falla en tu vida es tu trabajo, haz todo lo posible por buscar otro que realmente te guste. Mientras sigues trabajando en el actual, prueba a formarte más, a echar currículums, a intentar conocer gente que pueda echarte una mano…