1. Llega puntual a cualquier reunión
Tienes que estar pendiente en todo momento del reloj. Cuando tengas una reunión, debes intentar acudir al lugar unos 10 minutos antes de la hora fijada. Llegar tarde significa perder el respeto hacia el tiempo de otros y valorar demasiado el tuyo.

2. Muestra diplomacia
Tu actitud será lo primero en lo que se fijen los profesionales con los que vayas a encontrarte. Aprovecha la educación recibida para mostrar seguridad ante otros y podrás lograr acuerdos en base a tus intereses.

3. Saluda al anfitrión
Siempre que llegues a un salón o a cena, tienes que prestar especial atención a la persona de la que has recibido la invitación. Es una forma de agradecimiento que no debes olvidar en ninguna de tus citas.

4. Ten en cuenta la cultura para actuar
Antes de comenzar a relacionarte con las personas de la reunión, observa e interésate por su cultura. Te puede dar la clave para saber cómo dirigirte a ellos o como saludarlos. En función del país de origen, podrás dar un beso o darás la mano. Asegúrate antes de hacerlo.

5. Cuida tu vestimenta
Tienes que tener en cuenta a qué tipo de reunión vas a asistir. Si es algo formal, recurre siempre al traje para ser correcto. En cambio, si es algo informal adecua tu vestimenta a una ropa más casual pero sin perder el estilo y la seriedad.

6. Haz regalos cuando puedas
No siempre hacer un regalo es síntoma de quedar bien ante otros. En ocasiones, puede generar un efecto contrario. Por ello, intenta conocer al máximo cuáles son los objetivos de la reunión y qué tipo de gente va a asistir a ella.

7. Espera a que otros se sienten primero
Si estás sentado junto a personalidades importantes dentro de un sector determinado espérate a que sean ellos quienes tomen asiento primero. Evitarás cometer un error ya que, algunos sitios están reservados para el jefe o directivo de mayor representación.

8. Entrega la tarjeta en el momento adecuado
No puedes interrumpir una conversación para ofrecer tu tarjeta. Asegúrate de que está en perfectas condiciones y entrégala después de la presentación, tras tomar asiento o antes de empezar a tratar el tema de negocio en cuestión.

9. Cuida la postura de tu cuerpo
En ningún momento pierdas la compostura. Tu posición corporal lo dice todo sobre ti. Evita cruzar las piernas, no escondas las manos debajo de la mesa ni muestres síntomas de aburrimiento. Dejará claro que no te interesa lo que está ocurriendo en ese instante.

10. Evalúa tu actuación
De los fallos se aprende y lo comprobarás tú mismo. Después de cada reunión, es importante que revises los puntos en los que te has equivocado para mejorarlos en futuros encuentros. El protocolo es esencial para tu triunfo laboral.