Aunque para la gran mayoría las vacaciones y los días en aeropuertos y carreteras ya han terminado como consecuencia del fin del verano, son muchos los que siguen recorriendo grandes distancias por trabajo más a menudo de lo que desearían.

Llamamos jet lag al proceso que sufre nuestro cuerpo para adaptarse a otra zona horaria después de recorrer una gran distancia a una gran velocidad. Entre los síntomas de jet lag se encuentran la dificultad para conciliar el sueño en la nueva zona horaria, la pérdida del apetito, problemas intestinales, dolor de cabeza… Para evitar perder la mitad de tus días de viaje adaptándote al nuevo horario, es importante que te prepares antes, durante, y después del vuelo. Te contamos cómo:

ANTES DEL VUELO

Intenta dormir todo lo necesario para que a la hora de subirte al avión tu cuerpo esté descansado.

Intenta cuadrar los horarios del vuelo o de los vuelos para llegar de día al nuevo destino, así tu cuerpo estará más activo.

En el momento de elegir vuelos y horarios, intenta coger una combinación de vuelos con al menos una escala, así darás más tiempo a tu cuerpo para adaptarse al nuevo cambio horario.

En los días previos al viaje, intenta comenzar a alterar tus horarios. Las personas que llevan un horario de sueño y comidas más estricto son las que más sufren el jet lag.

DURANTE EL VUELO

Cuando subas al avión adelanta o atrasa tu reloj en función de la zona horaria donde vayas a viajar. Es una manera psicológica de, durante el vuelo, ir preparando tu mente para el cambio.

Intenta en la medida de lo posible estirar los músculos de vez en cuando para evitar que el vuelo se te haga aún más largo.

Si vas a llegar de noche a tu destino, evita las bebidas estimulantes y con cafeína, ya que te harán más difícil coger el sueño.

Evita las pastillas para dormir en la medida de lo posible, ya que puede ser que te tengan adormilado más tiempo del que desees.

DESPUÉS DEL VUELO

Permanece fuera de casa con la luz del día todo el tiempo que puedas para adaptarte al ciclo de luz y de oscuridad.

Empieza a adaptarte a los horarios de comida y de sueño del horario local.

Realiza deporte para estirarlo músculos teas el vuelo y para liberar endorfinas.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=”large” posttypes=post posts_in=11771]