1. Foto poco adecuada
Es la ventana por la que se mostrará al mundo. Evita las fotos con fondos de fiesta o con poses muy forzadas. Tienes que elegir una fotografía con calidad, donde salgas favorecido y natural. Será lo primero que otros usuarios vean de ti y, aunque no lo creas, hará que mucha gente quiera conocer más sobre tu persona.

2. Linkedln: el currículum web
No hagas que en tu perfil aparezcan todos tus datos de forma cronológica como si fuera tu currículum vitae. Es aburrido y no atrae el interés de quienes acceden a él. Es mejor que destaques tus logros en anteriores trabajos y hagas una buena descripción sobre ti mismo. Llegarás a más gente.

3. El trabajo como título
Es muy común poner como título de tu perfil el puesto de trabajo que estás desempeñando en ese momento. En cambio, para que tenga un mayor impacto, es recomendable que el titular explique a qué te dedicas a través de palabras claves. Será más fácil que se acuerden de ti.

4. Falta de interacción digital
Un perfil en Linkedln donde no aparezcan enlaces a otras páginas web, a blog, a videos propios o a otras redes sociales da la sensación de estar en obras. Tienes que dejar constancia del trabajo realizado más allá de lo que dicen tus palabras.

5. Escasa actualización
Muchos crean su perfil en Linkedln y olvidan lo importante que es hacer un seguimiento diario a sus contactos y reajustar la información publicada. Añade los nuevos cursos realizados, tu nuevo trabajo y las recientes recomendaciones. No abandones tu espacio y aprende a ser constante.

6. Mensajes genéricos para contactos
Es cierto que, muchas veces, vamos a la fácil y caemos en este gran error. Intentamos aumentar nuestra lista de contactos con un mismo mensaje para todos y esto, a la larga, no resulta efectivo. Tienes que personalizar cada solicitud y, a ser posible, incluir el nombre del destinatario en el texto. De lo contrario, no recibirás respuesta.

7. Pocos contactos
Al principio estás motivado en hacer contactos pero, hay un momento en el que te conformas y lo dejas. Tienes que continuar aumentando tu lista porque ofrecerá valor a tu perfil y encontrarás más oportunidades. Es un síntoma de que confían en ti.

8. Desorden en tus listas
Sacarás un mayor partido a la red si gestionas correctamente a tus contactos. Haz listas que te permitan te garanticen el orden y será más fácil localizar a la persona que buscas. Apóyate en las etiquetas y haz grupos.

9. Sin ningún tipo de privacidad
Siempre está bien que tu perfil sea visible y otros puedan ver que te has interesado por él en un momento dado. Pero, si tu finalidad va más allá, configura tu espacio y hazte anónimo por unos minutos. Así, podrás acceder a cualquier perfil sin que quede reflejada tu visita.

10. Escasa participación en grupos
Recuerda que los grupos son un flujo constante de información donde puedes enterarte de las oportunidades que surjan. Interactúa con otros profesionales y será más fácil que cuenten contigo en un futuro.