“El hombre ha nacido para ser feliz”. He aquí el principio universal por el que se rige la nueva especie urbanita de Desigual. Lanzada en 1984, la firma ha sabido hacer del positivismo una revolución, traduciendo cada movimiento en beneficios.

Esta semana, y treinta años después de su fundación, la colección masculina de primavera/verano veía la luz en el marco de la Pasarela 080 de Barcelona, ciudad donde también se encuentra el cuartel general de la compañía. Un desfile lleno de frescura y colores que, bajo el lema Happy Casual se dividía en tres originales líneas; Explorer (inspiración africana y aventura), Fisherman (de estilo mediterráneo como máximo exponente) y Aloha (el Hawaii muy moderno con toques vintage).