1. Evita publicar tu biografía al completo
Esta información puede llegar a resultar de gran utilidad para delincuentes y puede volverse en tu contra. Tus datos personales, cuantos menos, mejor.

2. No publiques las actualizaciones de manera pública
A la hora de subir una foto, un vídeo o actualizar tu estado, tú eliges quién puede verlo y quién no. Elige no hacerlo de forma pública y configura tu cuenta para que contenido y actualizaciones sólo pueda ser visto por tus “amigos”.

3. No compartas tu ubicación
Es frecuente ver cómo la gente comparte en sus redes sociales el punto exacto en el que se encuentra disfrutando de unas vacaciones, un rato de ocio… Esto no es demasiado aconsejable, ya que puede ser utilizada en tu contra por personas que no deseas, por delincuentes, etc.

4. Establece una contraseña segura
Algo que estamos hartos de oír es la necesidad de tener contraseñas seguras además de tener una diferente para cada cuenta que nos creamos en diferentes redes sociales, mail, etc. Aun así muchas personas continúan estableciendo la misma contraseña cada vez que crean una nueva cuenta. Es recomendable usar mayúsculas y minúsculas, además de números y palabras largas.

5. Agrega únicamente a gente que conozcas
Muchas veces hemos encontrado peticiones de amistad de personas que no conocíamos de nada. Lo más sensato es no aceptar nunca esas peticiones, ya que no sabes quién puede haber detrás de ese perfil que quiere acceder a ver toda la información que compartes.