Este nuevo dispositivo no trabaja de forma independiente. Para poder utilizarlo, es necesario un Smartphone, conexión Wifi o 3G y Bluetooth. El colgante es un micrófono que, a través del altavoz que lleva incorporado, responde a las pautas que recibe desde la aplicación instalada en el Smartphone.

Su funcionamiento es sencillo. En sus laterales se pueden encontrar dos botones que permiten que la traducción de un idioma a otro sea posible. Es necesario configurar cuál es el idioma inicial en el que va a recibir las indicaciones y especificar a cuál lo queremos traducir. Además de sus dotes como traductor, Sigmo puede ser utilizado como manos libres o como un micrófono.

Entre sus ventajas destaca su bajo consumo de datos móviles y la larga duración de su batería. Es posible mantener hasta ocho horas de conversación y 300 horas en espera con batería funcionando. Por supuesto, su pequeño formato lo convierte en un producto accesible y fácil de llevar a cualquier parte.


Sigmo ha sido financiado a través de crowdfunding. A mediados de 2013, la plataforma de crowdfunding más grande del mundo, Indiegogo logró recaudar más de 2449.000 dólares cuando sólo necesitaba 15.000 para empezar a dar vida al proyecto. Según han afirmado desde la empresa, no se tardará en poner a la venta varios de estos modelos.

Desde ese momento, viajar a países como Inglaterra, EEUU, Australia, Canadá, Francia, Alemania, Japón, China, Italia, Holanda, Noruega, Suecia, Portugal, Polaco, Rusia, Brasil, Turquía, África, Croacia…y comunicarnos con su gente será más fácil gracias a Sigmo, el dispositivo que permite comunicarnos en 30 idiomas con sólo pulsar un botón.