Vacaciones­: ¿placer o necesidad?

En muchas ocasiones creemos que tomarnos unas vacaciones es una cuestión de placer, un capricho que nos damos para poder disfrutar de nuestras pasiones o hobbies durante unos días libres. Lo cierto es que, sea o no una cuestión de placer, es realmente un gusto tener días libres para poder viajar por el mundo en familia, solo o en pareja, para descansar en un pequeño paraje de montaña, o para volver al lugar que nos vio nacer, rodeados de los nuestros.

Vacaciones es sinónimo de felicidad y bienestar, pero también debe ser sinónimo de desconexión. En más ocasiones de las que deberíamos, de una manera justificada o no, a pesar de estar de vacaciones somos incapaces de desconectar de las preocupaciones del trabajo, y más si hablamos de autónomos o empresarios. Desconectar al menos dos semanas al año es una auténtica necesidad para nuestro bienestar físico y mental.

La desconexión de las rutinas en los días de vacaciones está íntimamente ligado con nuestro bienestar físico, emocional, psíquico y mental. Por ello, te aseguramos que, además de suponer un placer tomarte unas vacaciones para preocuparte solo de ti mismo es una necesidad, y el tiempo ideal para conseguir desconectar son tres semanas.

MEJORA LA CREATIVIDAD

Vivimos en un momento de la historia donde constantemente estamos siendo bombardeados por millones de menajes: en las redes sociales, en la televisión, en el marketing callejero… El exceso de información recibido día a día junto con el desgaste mental que conlleva nuestra labor profesional termina causando un cansancio mental que mina nuestra creatividad, tanto en la vida personal como en la vida profesional.

Vacaciones­: ¿placer o necesidad?

MEJORA LA CALIDAD DEL SUEÑO

Seguro que en más ocasiones de las que desearías te ha ocurrido que no paras de dar vueltas en la cama a la hora de dormir porque hay algo que te preocupa. Si bien es verdad que tener un periodo de vaciones no te va a solucionar la vida, por lo menos sí nos ayudarán a alejar de manera temporal los problemas o preocupaciones laborales, y poder así mejorar la calidad de nuestro sueño.

Vacaciones­: ¿placer o necesidad?

AUMENTA LA FELICIDAD

A todos nos encanta eliminar las alarmas, los despertadores y mimarnos unos días en nuestro destino favorito sin preocupaciones, y quien diga que no, miente. Por eso, tener al menos dos semanas de vacaciones al año nos ayudará a aumentar nuestra felicidad.

Vacaciones­: ¿placer o necesidad?

TOMAREMOS MEJORES DECISIONES

Ante situaciones de presión y de estrés prolongado, nuestro cerebro funciona peor que cuando se encuentra relajado. Por ello, tomarte unas vaciones de sentará ideal para tomar mejores decisiones.

Vacaciones­: ¿placer o necesidad?

MEJORA LA PRODUCTIVIDAD

La productividad es la capacidad de aprovechar al máximo el tiempo de trabajo, por lo tanto al volver de vacaciones necesitaremos menos tiempo para realizar las tareas que antes de irnos.

Vacaciones­: ¿placer o necesidad?

CALMA EL ESTRÉS

El estrés calma las neuronas y dificulta la creación de nuevas células nerviosas, por lo que en este caso tener vacaciones no es una cuestión de placer sino de necesidad. Alejarnos de nuestra vida laboral y de las rutinas es la mejor manera de combatir el estrés.

[td_smart_list_end]