1. Apuesta por el anonimato
Crea una nueva cuenta donde no aparezca ningún tipo de información personal. Te servirá para administrar tus redes de forma segura y efectiva.

2. Crea una buena contraseña
Crea una contraseña donde aparezcan combinados números, letras y símbolos. Además, es recomendable actualizarla cada cierto tiempo para evitar que sea adivinada por otros.

3. Revisa los ajustes de tu configuración
Puedes configurar tu espacio y decidir quién puede ver tu información y quién no. En este caso, las listas son de gran apoyo para hacer una selección entre tus contactos.

4. Evita dar demasiados datos
Nunca debes reflejar en la red el lugar donde irás a pasar las vacaciones o dónde te gusta pasear con tu familia. Son datos innecesarios que es preferible que queden en la privacidad propia o sean compartidos con tu entorno más cercano.

5. Conoce bien a tus nuevos amigos
Antes de añadir a una persona a tu lista de amigos asegúrate de que es la persona que buscas. Puedes enviar un mensaje con alguna pregunta para averiguarlo.

6. No compartas información personal
Datos como la dirección de tu domicilio, el número de teléfono, el lugar del trabajo es preferible mantenerlos en la privacidad.

7. Cuidado con los post que subes a la web
La circulación en la red es libre. Por ello, debes de tener cuidado con la información que compartes en Internet. Cualquiera puede utilizarla sin tu permiso.

8. Protege tu imagen y reputación
Revisa periódicamente las fotos en las que estás etiquetado así como los comentarios que giran en torno a tu persona.

9. Infórmate antes de cliquear
Selecciona bien las páginas y enlaces a los que vas a acceder. Si tiene dudas pregunta, alguno de ellos puede ser virus o un hackers y puede provocar daños en tu red.

10. Toma las medidas necesarias
No dudes en poner en manos de expertos cualquier tipo de información que dañe tu imagen. Los límites en la red los ponemos nosotros.