1. Lucha por lo que quieres
Puedes pensar que siempre habrá alguien que haga las cosas mejor que tu: tocar un instrumento, dibujar, diseñar… pero eso no debe ser motivo para rendirse. Sigue mejorando en tu campo practicando cada día más, apúntate a cursos de mejora y nunca dejes de aprender. Así es como llegan los resultados y el momento en el que te has convertido en uno de los mejores.

2. Busca nuevas experiencias
Si el entorno en el que te mueves no te aporta cosas buenas, oportunidades, vivencias… ¡busca otro! A veces es bueno cambiar de aires, conocer gente nueva, vivir otras experiencias. Quizás en alguna de ellas llegue el golpe de suerte que esperabas.

3. Piensa siempre en positivo
Muchas veces a lo largo de nuestra vida pensar en positivo resulta de lo más complicado. Pero si afrontas las dificultades con positivismo es probable que lo que te suceda tenga esa misma perspectiva.

4. Destaca
Si eres uno más entre tantos y no haces nada por remediarlo es probable que creas que no tienes suerte. Pero ya sabes que la suerte es de quien la busca, así que si tienes un proyecto en mente, una idea revolucionaria o algo innovador, ¡hazlo! Puede que ahí se esconda tu suerte.

5. Acepta el fracaso
Puede que las cosas no estén en su mejor momento, pero ya sabes que “no hay mal que cien años dure”, así que asume el devenir de los acontecimientos y piensa en que si haces alguna de las cosas propuestas, puedes mejorar.