En mayo de 1968 SEAT presentaba en el Salón del Automóvil de Barcelona su modelo 124, un coche diseñado para la clase media española que ofrecía confort, elegancia y seguridad. El SEAT 124 se convirtió en el turismo de los españoles de clase media de finales de la década de los 60 y de los años 70 con capacidad para cinco viajeros y un amplio maletero de 365 litros. Aunque el equipamiento era austero, el modelo estrella de SEAT disponía de todo lo necesario para un vehículo de clase media de la época.

Cincuenta años después, la demanda de mercado se centra en los vehículos SUV (Sport Utility Vehicle), que han duplicado sus ventas desde el año 2016. Por ello el nuevo modelo de SEAT, Ateca, se podría considerar el digno sucesor del modelo 124: un vehículo creado para la clase media, con las comodidades de un vehículo SUV, espacio amplio para cinco viajeros, maletero espacioso con una capacidad entre 510 y 485 litros, y a mayor altura del suelo para que hacer más cómodo en acceso al habitáculo.

El dinamismo de este nuevo modelo de SEAT se debe a un ligero peso del conjunto y un punto de gravedad muy bajo a pesar de tratarse de un vehículo SUV, arquitectura de suspensión en carretera y por supuesto un alto nivel de seguridad gracias a los materiales utilizados en el chasis, estabilidad, y equipamiento de serie en seguridad activa, elementos de seguridad pasiva y preventiva.

La presentación del SEAT 124 supuso el salto definitivo desde el 600, y poco después de su lanzamiento fue nombrado “Coche del Año 1968”, algo similar a lo que ha ocurrido con el SEAT Ateca, que ha sido galardonado con el premio ABC a “Mejor Coche del Año 2017” en España, además de conseguir más de 14 reconocimientos por la  prensa del motor.

Aunque está claro que debido al paso de los años y al avance de la tecnología no se puede realizar comparación entre los dos modelos, ambos vehículos han acumulado un gran número de ventas dejando a la marca automovilística española por excelencia en lo más alto en cuanto a vehículos de clase media. Incluso con los cincuenta años que les separan en el tiempo, tanto el SEAT 124 como el SEAT Ateca han sido acogidos de manera muy positiva por el público y por la prensa especializada en el motor.