Para crear este producto se han utilizado impresoras 3D, ya que cada dispositivo se puede personalizar según el usuario, para transcribir los contactos al braille. Así será más fácil comunicarse a través de este teléfono sin tener que recurrir a una larga agenda de contactos.

Este dispositivo no ha sido ideado solo personas con deficiencias visuales, también está pensando para que los más mayores. La mayoría de ancianos no saben utilizar bien este tipo de teléfonos, así podrán aprovecharse de la impresión 3D para diferenciar los distintos botones y poder utilizar el móvil para comunicarse de una forma más fácil.

A través de su página web, OwnFone permite a sus clientes personalizar su propio dispositivo. Allí pueden elegir como identificar sus contactos, además de seleccionar el color y el formato deseado.

El precio de este teléfono sería de unos 74 euros aproximadamente. Pero por ahora solo se puede adquirir en Reino Unido por 60 libras, aunque parece ser que tienen previsto ofertarlo en más países.