Así son las personas que siempre llegan tarde

Seguro que conoces a este tipo de personas: las que llegan tarde. Todos tenemos a alguien así en nuestro círculo de amigos, entre los compañeros de trabajo y/o en la familia. Sea cuando sea, siempre llegan tarde.

Lo que este tipo de personas no sabe es cómo el simple error de llegar tarde conlleva grandes consecuencias. Retrasan todos los planes programados y muchos de ellos ya se van al traste. El problema grave llega cuando se retrasan en eventos o citas importantes, como una entrevista de trabajo. Con un comienzo así, difícilmente el trabajo será suyo.

Algo típico cuando uno llega tarde es avisar a los demás por What’s App o haciendo una llamada. Sin embargo los verdaderos masajes que revelan la personalidad son los que uno está mandando a los demás por el hecho de llegar tarde. Así, se pueden determinar 5 tipos de personas que llegan tarde. Descubre cómo son y qué mensaje mandan, quizá coincida que eres uno de ellos.

El “frenético”

Este tipo de persona se pone muy nervioso por llegar tarde, pero siempre se retrasa. Proyecta una vida que está fuera de control, que se mantiene en modo drama. Este aspecto le puede venir en contra pues la mayoría de gente quiere miembros del equipo que estén tranquilos y no se desesperen ante determinadas situaciones.

Mensaje transmitido: “Soy un drama”.

Así son las personas que siempre llegan tarde

El “insconciente”

¿Alguna vez alguien ha llegado tarde a una reunión y ni siquiera se da cuenta de que llegan tarde? Si toma las medidas para llegar a tiempo a una reunión, está dando a entender que respeta el tiempo de los demás. Por el contrario, un descuido inocente de tiempo puede proyectar una imagen de que se está absorto en sí mismo.

Mensaje transmitido: “Soy más importante que tú.

Así son las personas que siempre llegan tarde

El “sin arrepentimiento”

Algunas personas llegan tarde a una reunión y siguen actuando como si nada hubiera pasado.

Llegar a tiempo muestra que puedes cumplir con un encargo. La entrevista es un intento de evaluar si un candidato puede o no hacer un trabajo. Llegar a tiempo significa que estamos comprometidos con el trabajo que se nos ofrece. ¿Llegar tarde y no disculparse? Eso dice, no solo que no puedes hacer el trabajo, sino también que no te importa.

Mensaje transmitido: “No me importa”.

Así son las personas que siempre llegan tarde

4. La “víctima”

“No vas a creer lo que me pasó en el camino al trabajo …” En realidad, tienes razón: nadie te va a creer.

Nadie quiere contratar a alguien que sea una víctima constante. Con demasiada frecuencia, las personas responden a un error con excusas, con historias de lo que les ha ocurrido y que les hace llegar tarde. Sí, las cosas suceden, pero no una y otra vez. Y cuando suceden, lo suyo es encontrar la forma de reconocer el error y aprender de él.

Mensaje transmitido: “Siempre me excuso“.

Así son las personas que siempre llegan tarde

5. El “considerado”

¿Cuántas veces has recibido un correo electrónico o un mensaje de texto de alguien justo antes de una reunión que te informa de todas las razones por las que llegará tarde?

A veces, se agradece el gesto, ¿siempre? Cuando se trata de un correo electrónico de tres páginas, y después llega tarde la persona con un Starbucks en la mano, las cosas se ponen sospechosas. Perder el tiempo escribiendo un mensaje tan largo porque la cola para el café es demasiado larga disminuye credibilidad.

Mensaje enviado: “No me creáis“.

[td_smart_list_end]