¿El mejor consejo que un fundador te da sobre tus primeros pasos? Escucha a tu estómago. En sentido figurado, significa que en todo momento has de mantenerte objetivo y saber atender a tu alrededor. Puede que en tus inicios te ofusques con un proyecto o idea, pero si tu estómago suena de hambre, significa que algo no estás llevando a cabo con éxito.

Confiar en tu instinto es casi tan importante como saber rodearte de un buen equipo, ya que de tus sentidos saldrá la idea principal de negocio. Es verdad que la pasión puede con todo, pero el intelecto es necesario para cortar con un proyecto cuando éste no funciona como debiese.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=6903]

Además, cuando inicias tu propia andadura, has de abrir el buzón de sugerencias y estar dispuesto a escuchar ideas ajenas por parte de profesionales. Benefíciate de tu entorno y no temas en preguntar e investigar lo que desconoces. Eso sí, considéralos siempre una segunda opinión: tu instinto y estómago seguirán guiándote.

Por último, Robbins afirma que hay que ser cautelosos, ya que un falso instinto de productividad puede llevarnos a ninguna parte, es más, hacer malabares con varias tareas puede hacerte perder el 40% de tu tiempo productivo.