Si eres autónomo o emprendedor, puedes sacar mucho partido de tus conocimientos impartiendo clases o dando discursos acerca de tus habilidades. El problema es que el miedo a exponer estos conocimientos delante de una audiencia puede frenarte y evitar que lo hagas. Si te decides a hacerlo y quieres superar tus miedos, existen claves que pueden ayudarte en dicha tarea. Seguro que has soñado con tener la seguridad necesaria para realizar una presentación, incluso para romper el hielo con el chiste perfecto o contar una historia que mantenga al público enganchado. Oprah nos ha dado una serie de lecciones a la hora de hablar en público que resultan muy interesantes.

Lo primero de todo es evitar los pensamientos negativos al respecto. Si quieres conseguir tu meta, no puedes estar pensando que se te va a olvidar algo o que al público no le va a interesar aquello que tienes que decir. El miedo nunca se va a ir del todo, pero lo puedes reducir e incluso olvidar.

Prepárate

Por muy obvio que pueda parecer, el primer paso para luchar contra el miedo es estar lo más preparado posible. Por ello, debes conocer el material que vas a exponer sin necesidad de tener que aprenderlo de memoria, simplemente haberlo interiorizado de tal forma que sea ya parte de ti. Necesitas estar relajado y concentrado. Comprueba que todos los detalles están correctamente realizados, que no te falta nada por hacer. Estás listo y nada puede salir mal, tú puedes con esto.

Sé realista

Algunos de los miedos son reales y otros no lo son. El miedo a quedarte sin tiempo es algo con lo que tienes que contar. Por tanto, cronometrate muchas veces antes de salir a hablar en público. Es importante que cuentes con unos minutos de más por si algo sale mal. De esta forma podrás improvisar en el peor de los casos y arreglar algo contando con el tiempo suficiente para hacerlo.

Mantén tu presencia en todo momento

Tu cuerpo está en el escenario, pero puede que tu mente no lo esté. El público siente lo que tú estás sintiendo y pensando en todo momento, aunque tú pienses que no. Por ello, necesitas crear una conexión real con la audiencia. Puedes realizar actividades antes del discurso. El yoga y la meditación son algunas de las mejores formas para alcanzar una paz interior diferente que nos conecta con el mundo, por muy espiritual que pueda sonar, los beneficios son reales.

Lo importante es saber todo lo que puedes aportar al mundo. No puedes tener miedo a exponerte, piensa en todo lo que el mundo perdería si lo hicieras. El miedo no puede ser más fuerte que tú.