Parece que a día de hoy las personas no tienen tiempo ni para dar las gracias. Precisamente las personas que están demasiado ocupadas para agradecer sus actos a los demás, están perdiendo oportunidades para construir relaciones basadas en la confianza, que son las más fuertes por definición. Dar las gracias es importante, pero es la forma más común de mostrar agradecimiento y también la más simple de todas. Es lo menos que se puede hacer o decir. Por ello, existen otras formas de mostrar agradecimiento que tendrán un impacto diferente.

Es importante hacer que las personas se sientan reconocidas y apreciadas, y esto está al alcance de nuestras manos, solo se necesitan unos simples gestos:

Escribir una carta de recomendación

Si alguien te ayuda o realiza un trabajo excelente, agradéceselo ofreciéndote a escribir una carta de recomendación. No tiene que ser la carta de recomendación más formal de mundo. La magia de la tecnología ha permitido que LinkedIn se convierta en la red laboral online más importante del mundo. Con esto en mente, puedes escribir un pequeño párrafo en su perfil de LinkedIn. Añadir un valor especial a su perfil subrayando sus cualidades laborales y personales.

Presentarle a alguien

Si alguien dentro de tu red puede resultar de especial interés para esa persona que tanto te ha ayudado, esta al alcance de tu mano que se conozcan y brindar grandes oportunidades laborales a esta personas. Si ves una oportunidad para hacer crecer su red laboral, tómala sin pensarlo dos veces. Tienes el poder de conectar a las personas, como un LinkedIn de carne y hueso.

Pregunta cómo puedes ayudar

Si no estás del todo seguro de cómo puedes proveer una ayuda de gran valor y quieres decir o hacer algo más que dar las gracias, pregunta directamente cómo puedes ayudar a la otra persona. La persona puede ser capaz o no de articular aquello con lo que necesitas ayuda en ese momento. La verdad es que como se ha dicho desde el principio de los tiempos: lo importante es el detalle.

.