1. Acrónimos

Este tipo de recurso es muy utilizado para memorizar listas. ¿Cómo se hace? Cogiendo la primera letra de cada palabra que quieras retener y formando una frase que te sea fácil de memorizar. Por ejemplo: si las primeras letras de lo que quieres retener son: EPLF, puedes acordarte de la frase “El Perro Ladraba Fuerte”.

2. Acrósticos

Son muy parecidos a los acrónimos. Son una composición en la que las letras iniciales, medias o finales de cada frase leídas en sentido vertical, forman una palabra independiente.

3. Recurso mnemotécnico

Pueden ser canciones o rimas, puede servir para memorizar fechas, palabras o listas. Dar un ritmo para intentar retenerlo mejor en la memoria.

4. Asociación de palabras

Relacionando las palabras a memorizar con las acciones que ocurren en el escrito.

5. Memoria fotográfica

Hay personas que tienen más desarrollada esta capacidad, pero puedes intentarlo. Procura visualizar en tu cabeza la página que quieres memorizar.

6. Habla o escribe la información

De esta forma retendrás mejor lo que quieras, al igual que el simple gesto de escribir la palabra en el aire, ya que la involucración de más de un sentido le da a tu memoria otro punto de referencia.

Ni que decir tiene que para retener información el mejor truco es la paciencia, el tiempo de dedicación y, sobre todo, no dejar que la memoria se oxide nunca.