Hay que conocer la compañía, no solo gustarte.
Para acercarte a una empresa que actualmente no está buscando a personas como tú, hay que demostrar un interés especial. Por ejemplo, si estás pensando en una empresa textil, tienes que conocer qué tejidos emplea, qué productos fabrica, dónde están sus sedes o qué tecnologías emplea. Hay que conocer a la empresa por dentro y por fuera, desde su cultura corporativa hasta su modelo de negocio.

Hay que presentarse a la compañía ofreciendo una solución, no solo buscando una oportunidad.
No busques trabajo solo para ganar dinero y prestigio, sino para ayudar. Si crees que puedes aportar valor, crea una necesidad y ayuda a la empresa a conseguir sus objetivos.

Hay que ser constante y evitar que pasen tu CV por alto.
Si la empresa en la que quieres solicitar un empleo no está contratando a nuevas personas, probablemente ni lean tu currículum. Busca varios contactos y distribuye tu interés estratégicamente. No hay que saturar, sino demostrar poco a poco que te interesa trabajar ahí. Escríbeles comentando un artículo reciente o proponiendo ideas de cara al futuro.