1. Visualiza siempre el éxito
Para ser una persona exitosa y optimista hay que comenzar con una visualización concreta de lo que quieres que ocurra. Piensa siempre que todos tus esfuerzos merecerán la pena, que el cliente con el que tienes que reunirte quedará más que satisfecho y que las cosas van a salir exactamente como tú quieres. Visualízalo y… ¡a por ello! Eso atraerá hacia ti la mejor de las energías.

2. No te rindas jamás
Las personas optimistas y exitosas jamás se rindieron: lucharon hasta el último momento por lo que querían con todas las consecuencias. No te dejes abatir por los malos momentos y tires la toalla a la primera. Nunca sabes cuándo llegará tu golpe de suerte y éxito.

3. Tómate las críticas como algo positivo
Las críticas pueden enfocarse de muchas maneras, pero la única buena forma de hacerlo es como algo constructivo. Las críticas suelen tener un fundamento real, así que tómatelas como una manera de identificar qué va mal y repararlo. Una mala crítica es tan sólo una nueva oportunidad.

4. Los malos resultados…
….son sólo una manera de rectificar y volver a empezar. Las cuentas no te cuadran, el proyecto que tenías entre manos no ha salido como esperabas… ¡tranquilo! No debes dejar que cunda el pánico en tu empresa, no debes agobiarte y paralizarte ante unos malos resultados. Mira qué es lo que ha fallado para no volverlo a cometer jamás. La próxima vez todo irá muchísimo mejor, y así es como debes de verlo.