La Diputación Foral de Gipuzkoa ha grabado en video este experimento social para evidenciar la discriminación cotidiana a la que se ven sometidas las mujeres en la sociedad y que forma parte de la campaña de concienciación que promueve la institución con motivo del por el Día Internacional de la Mujer.

El experimento consiste en unas escaleras de piedra, unas escaleras mecánicas y un operario que decide quién puede y quién no tiene derecho a beneficiarse de subir por las escaleras mecánicas. La situación provocó reacciones que fueron desde la protesta hasta la resignación por parte de las mujeres y sirvió para poner de manifiesto la discriminación que sufren las mujeres en su día a día, en forma de metáfora.

A través del experimento, grabado con cámara oculta, esta campaña pone en evidencia los obstáculos a los que se enfrentan las mujeres para alcanzar las mismas metas que los hombres: una escalera mecánica que se abre solo cuando el que se acerca es un hombre, y un guardia de seguridad encargado de mantener o retirar el precinto según quién se acerque. Se trata de una metáfora del doble trabajo que tienen que afrontar las mujeres incluso en las tareas más pequeñas y cotidianas así como en todos los ámbitos. 

El experimento sirve como punto de partida de una campaña que, bajo el lema “Somos la mitad. Seamos la mitad”, que marca el objetivo de un futuro 50/50 en el que los indicadores socioeconómicos que ahora muestran grandes diferencias lleguen a la equidad.