*Esta es una adaptación del artículo ‘Why Essentialism Is The Key To Avoiding Decision Fatigue‘, escrito por Chris Myers, CEO y cofundador de BodeTree.com, para Forbes USA.

Chris Myers explica cómo ha luchado contra esta fatiga de tomar decisiones en muchos puntos a lo largo de su carrera, y puntualiza que ha sido en los últimos años en los que ha sentido su verdadero impacto: cuando se convirtió en dueño de una empresa. El CEO de BodeTree.com considera que llevar una empresa y combinar esa actividad con su vida privada le ha llevado a buscar una solución para no caer en una espiral de estrés. Y ahí es donde entra en juego el existencialismo.

No hay respuestas fáciles, pero hay respuestas simples

Ronald Reagan decía que “no hay respuestas fáciles, pero hay respuestas simples” y esto es fácil de olvidar cuando las decisiones apremian, sin embargo, esta simplicidad en muchas ocasiones reside en el esencialismo. El concepto de esencialismo se remonta a los escritos de Aristóteles y Platón, y sostiene que una determinada entidad tiene unos rasgos básicos que definen su propia existencia. No puede haber muchas características adicionales, pero siempre hay unas pocas que definen el núcleo de la entidad en cuestión.

Pues bien, este concepto ayuda a simplificar el proceso de toma de decisiones y puede ser muy útil ara evitar fatigarse si se toman a menudo. Cuando el esencialismo se aplica a un problema determinado, se derriban los ornamentos y se llega hasta sus aspectos más básicos. De esta forma, fijándonos en el núcleo de las cosas, podemos enfocar los pensamientos hacia él y simplificar la toma de decisiones.

Ten en cuenta el fin último, el espíritu de tu negocio

Todo negocio tiene lo que Chris Myers denomina como la “partícula de Dios”, el espíritu de la empresa, sus ideales y valores, el fin último por el que deben regirse todas las acciones realizadas dentro de ella. Identificar esta partícula y tenerla en cuenta a la hora de tomar decisiones, ayuda a clarificar la finalidad de las misma y por ende a descartar las que no cumplan con la sintonía general.

Para empezar, antes de tomar una decisión puedes preguntarte: “¿esto está en consonancia con mi ética, mi estrategia y mi meta final?” La respuesta te despejará muchas dudas. Tener en cuenta la “partícula de Dios” de tu empresa a la hora de tomar decisiones y resolver problemas ayuda a actuar con especificidad y a acercarse mejor al propósito. Si la decisión es incompatible con tu partícula, al menos sabrás que estás cometiendo un error cuando te hagas la pregunta señalada más anteriormente.

Cómo construir un marco de toma de decisiones de corte esencialista

La única manera de evitar la fatiga a la hora de tomar decisiones es simplificar el proceso de toma de las mismas. Establecer un mecanismo sencillo, rápido y eficaz es abrazar el esencialismo. Además, esto no quita que la decisión sea tomada con cabeza y confianza. Los pasos a seguir, según Chris Myers, son los siguientes:

Paso 1. Evaluar si lo que proponer como solución es coherente con tus valores fundamentales. Si no los es, no lo hagas.

Paso 2. Piensa en el contexto y el peor resultado posible que podría darse en caso de hacer lo que piensas. Si crees que podrías superar ese contexto en caso de que las cosas fueran mal, sigue adelante con tu decisión.

Paso 3. Mide la forma en que la decisión que tomes impactará en tus recursos (temporales, personales y monetarios). ¿Vale la pena el beneficio con determinado gasto? Si crees que sí, avanza sin titubear mucho más.

Todo el mundo sufre fatiga por la toma de decisiones. Al fin y al cabo vivimos rodeados de información, ansiedad y tensión en casi todos los aspectos de nuestra vida, considera Chris Myers. Peor a pesar de todo, añade el CEO de BodeTree.com es importante recordar, no hay respuestas fáciles, pero hay respuestas simples y es por eso que el esencialismo es camino a la simplificación y a la reducción de la fatiga que produce la toma de decisiones.