La firma Grand Seiko celebra los 25 años de su calibre de cuarzo 9F lanzando al mercado dos ediciones limitadas para conmemorarlo.

En 1988, el equipo que por aquel entonces trabajaba para la firma decidió desafiar al mercado creando un modelo de cuarzo como nunca antes se había visto. Cinco años más tarde daban vida al calibre 9F83, el primer calibre 9F. Sus características eran iguales a las de otro reloj Gran Seiko pero en él se incorporaron algunas innovaciones: un mecanismo de autoajuste de retroceso para eliminar los temblores del segundero, un sistema de doble pulso que aportaba una mayor torsión y un protector único que minimizaba el riesgo de que el polvo entrase en contacto con el tren de engranajes o con el motor.

Este gran avance en la fabricación de relojería de cuarzo merecía un justo homenaje y, por ello, Grand Seiko ha lanzado dos ediciones limitadas que estarán disponibles a partir de Abril y Mayo de este mismo año.

Los nuevos modelos presentan mejoras estéticas, adaptándose a los gustos actuales. La caja es un poco más grande y la posición del nombre ‘Gran Seiko’ se encuentra ahora en la posición de las 12. El logo de la firma (GS) se repite por toda la esfera y la estrella de 5 puntas que representa la extraordinaria tasa de precisión de +5 a -5 segundos al año se encuentra en la posición de las 6. Y para coronar este pieza, el logo del león esta bañado en oro de 18K y se ha colocado en la parte posterior de la caja del reloj.

Un homenaje a la precisión y belleza de un modelo que supuso un antes y un después, y que años más tarde, sigue siendo una joya poder llevar uno en la muñeca.