Subir fotos a redes sociales colaborando con distintas firmas ya no es suficiente. Muchos diseñadores son conscientes del poder de atracción que tienen muchas influencers y bloggers y por ello se han convertido en un reclamo también encima de la pasarela.

El hospital modernista Sant Pau acogerá un año más este evento que se celebrará entre los días 29 de Enero y 2 de Febrero.

Entre otras de las peculiaridades del evento se encuentra la de crear una comunidad que promueva pequeños eventos de moda a lo largo del año por todo el territorio. El nombre elegido es ‘Comunidad 080’ y una de las formas de impulsarla será la utilización de las redes sociales y el poder que estas tienen sobre las nuevas generaciones.

La manera de vender e impulsar la moda ha cambiado en los últimos años y estas nuevas características en los desfiles lo demuestran. Nuevos canales de comunicación y promoción, nuevas caras que impulsar. Ya no sirve lanzar una colección a la pasarela, hay que explotarla por todas las vías posibles. Lo que antes denominábamos ‘top model’ ha derivado en modelos que no solo desfilan, si no que crean un imperio con todo aquello que se calzan tanto encima de la pasarela como en su día a día.

Pero las firmas quieren más. Influencers y bloggers rondan los camerinos de los mejores desfiles, viven el día a día y ahora también se espera de ellas que puedan desfilar. Mueven millones de seguidores, que se traducen en millones de euros. Son el nuevo canal de publicidad de las firmas: cercanas a sus seguidores consiguen a largo plazo más ventas que un anuncio de la superbowl. ¿Será esta iniciativa el surgimiento de un híbrido entre modelo e influencer?

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=”large” posttypes=post posts_in=35780]