Todos tenemos amigos que utilizan Facebook como una herramienta de reivindicación política. A través de la red social se desahogan y opinan libremente sobre lo que ocurre en el ámbito de la política. Pero este uso puede no ser del todo beneficioso. Todos somos libres de opinar y nadie debería juzgar la inclinación política de las personas para cerrar un acuerdo profesional. Pero, al igual que debemos tener precaución a la hora de publicar nuestras fotos del fin de semana en la playa, debemos ser discretos y respetuosos a la hora de expresar nuestra opinión política en la red. Esta es una pequeña guía de cómo hay que comportarse:

Ten precaución al comentar páginas públicas. Según un estudio del Pew Research Center en 2014, el 26% de los usuarios de Facebook dejaron de seguir a al menos una persona por la saturación política de sus perfiles. ¿Eres consciente de que todos los likes que regales en otras páginas aparecen en tu biografía? Incluso si googleas tu nombre puede aparecer en el buscador asociado a todas esas páginas políticas que te gustan. Cada persona que conocemos, cada nuevo amigo en Facebook, tanto profesional como personalmente, importan. Nunca sabes cuándo vas a necesitar su ayuda.

Evita temas controvertidos
. ¿Con cuánta frecuencias buscas a alguien en Google antes de una reunión profesional? A la gente le gusta hacer negocios con personas en las que confían. Es cierto que no puedes dejar de hacer negocios por la inclinación política de las personas, pero en los tiempos que corren hay que ser precavidos. Antes de colgar algo en tu perfil, pregúntate si buscas abrir debate, lo cual no es negativo, o si ese post puede ser ofensivo.

Revisa cómo expones tu opinión. Otro asunto a tener en cuenta es la manera en la que haces pública tu opinión. Incluso si tu inclinación política es la misma que la de la gente que te rodea, puede que la forma en la que la haces pública no sea del todo correcta. Sería una pena perder una oportunidad profesional por tu falta de discreción y de respeto.

Piensa en las personas que te siguen. Asegúrate de que todo lo que compartes le va a llegar a las personas adecuadas y recuerda: ¡Todo los que publicas es público, por muchos filtros de privacidad que pongas! Si estás muy comprometido con una causa, cuida tu vocabulario. Lo importante, ante todo, es ser respetuoso.