Errores comunes en la búsqueda de empleo (y cómo solucionarlos)

Los errores son una de las cosas más humanas que podemos hacer, sin embargo, debemos dejar de cometerlos en nuestros currículum, entrevistas y solicitudes de empleo si queremos conseguir un trabajo. En esa fotogalería repasamos algunos de los errores más comunes a la hora de buscar empleo y te contamos cómo solucionarlos. Si estás cometiendo alguno de ellos, no te tortures por lo que has hecho mal y corre a solucionarlo. ¿El primer consejo que te podemos dar? Muestra siempre la mejor versión de ti mismo y asegúrate de que los demás perciben todo lo bueno que tienes y quieres mostrarles.

Evita las palabras vacías. ¿Y cuáles son? Aquellas que utiliza todo el mundo y los reclutadores están hartos de leer y escuchar: orientado a resultados, team player, perfeccionista, proactivo… Cambia esas palabras por verbos de acción que reflejen tus experiencias: influenciado por, formado en, etc. Los reclutadores quieren leer resultados, no promesas.

Errores comunes en la búsqueda de empleo (y cómo solucionarlos)

Corregir una, dos y tres veces. Los errores tanto a la hora de escribir como de, por ejemplo, adjuntar un archivo son muy frecuentes. Pon la atención suficiente en lo que envías y asegúrate de que está correcto y completo a la primera. Las sensaciones de dejadez y/o desorganización que transmiten los fallos, más aún cuando son reiterados, son muy perjudiciales a la hora de que un reclutador valore tu candidatura.

Errores comunes en la búsqueda de empleo (y cómo solucionarlos)

Ten claro lo que quieres decir. Trata de no titubear cuando hagas una entrevista. A menudo utilizamos coletillas como “um”, “esto” o “sabes” para llenar huecos en las conversaciones mientras pensamos y esto lo único que hace es restarnos credibilidad. La solución es sencilla: prepara posibles respuestas a futuras entrevistas. Incluso puedes grabarte y escuchar después identificando los fallos que debes corregir.

Errores comunes en la búsqueda de empleo (y cómo solucionarlos)

Controla los nervios y el exceso de tranquilidad. Si estás demasiado nervioso, parecerá que ocultas algo, y si por el contrario estás demasiado calmado y poco entusiasmado, dará la sensación de que no tienes ningún interés. La mejor forma de lograr el punto medio es preparándose previamente. Al igual que en el punto anterior, ensayar las respuestas a posibles preguntas es una buena forma de hacerlo.

Errores comunes en la búsqueda de empleo (y cómo solucionarlos)

Pregunta todo lo que necesites saber. Por lo general, todos los reclutadores suelen preguntar si tienes alguna pregunta y no debes dejar escapar esa oportunidad. Irte a casa con la incertidumbre sobre, por ejemplo, el plazo o la forma en la que te comunicarán si estás o no seleccionado no es nada positivo. En primer lugar porque eso sólo hará aumentar tus nervios y, en segundo lugar, porque no preguntar nada puede dar sensación d total desinterés.

[td_smart_list_end]