La alfombra roja de los Globos de Oro nunca ha visto tanto atuendo de color negro como lo ha hecho este año. Un color que tanta seriedad representa, tenía que ser el elegido para representar lo que debe ser el final del continuo abuso hacia las mujeres. “Time is up” es el lema que Oprah, entre otras muchas celebridades, ha decidido proclamar. Y es que el tiempo ha llegado, Hollywood no va a aguantar el silencio de ninguna mujer que haya sufrido alguna situación de abuso de poder por parte de cualquiera.

Este lema se refiere a la campaña que la revista TIME dedicó a las personas del año 2017: aquellas y aquellos que rompieron el silencio. Parece mentira que en una sociedad tan avanzada el acoso o abuso a la mujer sea algo tan común. A veces las personas pueden tender a pensar que las celebridades no sufren este tipo de acoso porque precisamente cuentan con mucho poder. Es necesario tener en cuenta que todas las actrices, o al menos la gran mayoría, empiezan desde abajo, y en muchas ocasiones tienen que sufrir todo tipo de crueldades para conseguir un papel. Muchas de ellas se oponen a este tipo de tratos, pero esto no siempre ha sido así y por ello era el momento de que los actores y las actrices se unieran para decir “basta”.

La ceremonia de los premios ha estado marcada por el discurso de Oprah Winfrey, un discurso que no ha dejado indiferente a nadie. Las redes sociales, tanto las celebridades como todos los demás, están aclamando que Oprah sea presidente de los Estados Unidos en 2020. Oprah espera que llegue el día en el que ninguna mujer o niña tenga que decir “yo también.” Este es lema que lo empezó todo, una campaña que pretendía que las mujeres que también habían sufrido cualquier tipo de acoso lo compartiera en las redes con el hashtag #metoo. El acoso no se reduce a un acto físico, acoso es que alguien se vea con el poder de soltar cualquier obscenidad a una mujer por la calle y que la sociedad lo haya normalizado.

Abuso es que alguien piense que una mujer lleva la falda demasiado corta, que se menosprecie a la mujer de cualquier forma. El tiempo para denunciar todas las injusticias ha llegado a Hollywood, y seguramente comience a llegar a toda la sociedad.

Por suerte, existen muchos hombres que en lugar de sentirse atacados y pensar que estas campañas suponen una generalización del acto del odio hacia el hombre, “escogen escuchar” como declaró Oprah. Esta ceremonia puede suponer un antes y un después en la historia del abuso, y esperamos que sea así.