Como hicieron antes otros deportistas, el portugués se embarca en una nueva aventura financiera: los resorts de lujo. El delantero del Real Madrid ha invertido parte de su capital en la cadena hotelera de lujo Pestana, con la que, además, comparte nacionalidad.
Este gigante de la hostelería pretende abrirse camino en el mercado asiático y fortalecerse en España y América, y para ello no dudará en utilizar la fama con la que cuenta su nuevo socio, que todo sea dicho, tiene una una gran aceptación en Asia y Oriente Medio.

Para finales de 2018 está prevista la apertura de dos nuevos hoteles, uno en Madrid y otro en New York, con los que esperan seguir teniendo el mismo éxito obtenido con los resorts que ya tienen abiertos en Madeira y Lisboa.

75 millones de euros es la suma total de dinero con la que cuenta este proyecto que no duda en atraer a los mejores clientes y ampliar sus fronteras a nivel global.
Además de contar con su acrónimo futbolístico, los nuevos hoteles tendrán como peculiaridad alfombras con la huella de la bota de fútbol del delantero y con trofeos y mesas de futbolín.

Si al luso se le da igual de bien moverse en el mercado hotelero como manejar balones de fútbol, la apertura de más resorts está asegurada.