Hay innumerables preguntas o estrategias que pueden ayudar a desenmascarar al candidato y descubrir la persona que hay dentro de él. Pero es cierto que estas preguntas cada vez se vuelven más virales y, por consecuencia, las respuestas están más preparadas. Por suerte, hay un pequeño detalle que ayuda a la hora de seleccionar el personal: el sentido del humor.

Pocas personas piensan en el humor a la hora de contratar a alguien, pero desde luego es un indicador perfecto de la inteligencia, de la confianza y del temperamento de las personas. El humor requiere inteligencia y una clara conciencia de la personalidad de uno mismo y lleva de la mano la empatía. Tener sentido del humor y saber utilizarlo favorece la relación entre las personas.

Por último, el humor es muy útil en situaciones de estrés. Las personas con sentido del humor saben enfrentarse a las situaciones más complicadas, porque saben mirar con perspectiva. Los mejores equipos son aquellos que aceptan una situación y buscan una manera de responder adecuada y, si cabe, con sentido del humor.