Los criterios estéticos y ambientales del S.XXI han tenido una influencia directa en las tendencias de moda y, actualmente, las cubiertas de piscinas son un elemento de decoración outdoor que se integra en el entorno, revaloriza el hogar y aporta un plus de seguridad, limpieza y confort.

Una cubierta climatiza piscina y eleva la temperatura del agua entre 6 y 8 grados, extendiendo la temporada de baño entre 4 y 8 meses, según el modelo. Esto supone un importante ahorro energético y de productos de limpieza y mantenimiento ya que la piscina se mantiene limpia y libre de hojarasca, insectos y otras impurezas durante periodos mucho más prolongados.

Las cubiertas de piscina Abrisud suponen una medida de seguridad infantil adicional y un plus de confort. La mayoría de nuestras cubiertas son motorizadas y permiten cubrir la piscina a golpe de clic.