Aquí hay algunos puntos a tener en cuenta dentro de tu estilo de productividad:

¿Eres una persona diurna o nocturna?

Si la mañana no va contigo, dedícala solo a planificar las tareas importantes de la tarde. Toma nota de la hora del día en la que realmente te encuentres en buena racha y dedícala a las tareas más difíciles, incluso si es a media noche. Netflix permite a sus empleados trabajar en sus horas más productivas. Consideran que los trabajadores serán mucho más productivos si pueden elegir sus horarios.

¿Cuál es tu ambiente ideal?

Muchas veces una cafetería de tu barrio puede ser tu “oficina ideal”. El murmullo de la actividad puede ayudar a mantenerte enfocado en tus tareas. Pero algunas personas tienen la necesidad de estar en completo silencio. Prueba con un par de lugares diferentes hasta encontrar el sitio que funcione para ti. Es divertido experimentar con entornos de trabajo inusuales, nunca se sabe lo que puedes encontrar.

¿Te inspira la música?

Es un hecho. La música ayuda a que tu jugo de productividad fluya. Pero para algunas personas, trabajar mientras escuchan sus canciones favoritas no es buena idea. Prueba ambos métodos y descubre qué te funciona mejor. A veces, simplemente ponerte los auriculares funciona para que no te molesten, incluso si no estás escuchando nada.

¿Qué intervalo de tiempo funciona mejor?

¿Cada cuánto tiempo descansas? Se recomienda dedicar al menos 25 minutos de trabajo sin distracciones. En menos tiempo no se puede hacer nada y querrás prolongar tus descansos.

Deja de hacer cosas que odias.

También es importante dejar de forzarte a hacer cosas que no te funcionan. Si no te gusta una aplicación en particular, entonces no lo uses. Simplemente porque algo sea popular no tiene que ser adecuado para ti.