Preguntas que los aspirantes a un empleo odian responder

En las entrevistas de trabajo aún hoy en día existen preguntas obsoletas e inservibles que poco tienen que ver con la cualificación del candidato y su adecuación al puesto solicitado. Por ende, suelen ser odiosas, preguntas que nadie quiere responder porque pueden hacerte pasar un mal trago pensando cómo no pasarte, por ejemplo, de pedante. En esta fotogalería hablamos de algunas de ellas y de por qué son tan repudiadas por los solicitantes de empleo.

Preguntas que los aspirantes a un empleo odian responder

“¿Por qué deberíamos contratarte?” Esta pregunta es un error, porque muchos empleadores la hacen dando por supuesto que el solicitante quiere el puesto sí o sí. Sin embargo, los reclutadores deben vender el puesto al candidato tanto como este debe vender sus cualidades a la empresa. Además, el trabajo de descubrir qué candidato merece ser contratado debe responder a una averiguación del reclutador, no a al speech que cada uno haga sobre sí mismo. La empresa no debe pecar de prepotente.

Preguntas que los aspirantes a un empleo odian responder

“¿Cuál es tu mayor debilidad?” ¿Por qué hay que asumir que las personas tienen puntos débiles? Todo el mundo puede mejorar en algo, pero ¿por qué deben hacerlo? No siempre es necesario. Podemos gastar tiempo y energía de una forma más inteligente, por ejemplo, mejorando en cosas en las que ya somos buenos y que nos gusta hacer. ¿Qué tienen de importante las debilidades? Es mejor preguntar a un candidato sobre su experiencia en el tipo de cosas que se requieren para el puesto, es bastante más útil y realista.

Preguntas que los aspirantes a un empleo odian responder

“¿Cuál es tu mayor debilidad?”<7b> ¿Por qué hay que asumir que las personas tienen puntos débiles? Todo el mundo puede mejorar en algo, pero ¿por qué deben hacerlo? No siempre es necesario. Podemos gastar tiempo y energía de una forma más inteligente, por ejemplo, mejorando en cosas en las que ya somos buenos y que nos gusta hacer. ¿Qué tienen de importante las debilidades? Es mejor preguntar a un candidato sobre su experiencia en el tipo de cosas que se requieren para el puesto, es bastante más útil y realista.

Preguntas que los aspirantes a un empleo odian responder

“¿Dónde te ves en cinco años?” En los tiempos que corren, una persona que se aferra a un plan muy concreto es alguien que vive en un mundo casi de fantasía. El tumultuoso entorno empresarial que existe hoy en día no es como para hacer planes a tan largo plazo siendo realista. Además, es una pregunta incluso cotilla y de mal gusto. A un empleador sólo le debe importar si esa persona está dispuesta a trabajar ahora y bien para su empresa.

Preguntas que los aspirantes a un empleo odian responder

“¿Qué puedes aportar a nuestro equipo?” Es otra de esas preguntas que sólo sirven para poner nervioso a un candidato y hacerle ser todo lo prepotente que, probablemente, no es. Cualquier que responda siempre magnificará sus cualidad a fin de venderse lo mejor posible, por tanto, la respuesta no será del todo sincera y no valdrá para absolutamente nada. A una empresa debe importarle la cualificación para un puesto, no si el empleado será óptimo para llevar cafés. Un buen reclutador tiene intuición para saber si un empleado aportará algo.

[td_smart_list_end]