Estar de vacaciones y no pensar en el trabajo es posible

Las vacaciones tienen que ser un momento de respeto y desconexión para recuperar energías y recargar pilas. Pero para muchos, descansar del trabajo puede ser incluso más agobiante y estresante. Esto ocurre cuando las personas no son capaces de mentalizarse de que el tiempo libre existe y que dejando las cosas bien organizadas en tu empresa, desconectar es un sueño realizable. Estos son algunos consejos para que descubras el verdadero sabor de unas buenas vacaciones.

Estar de vacaciones y no pensar en el trabajo es posible

Acuerda tus vacaciones. Según el papel que tengas en la empresa, hay jefes que querrán que te vayas cuando él se vaya o lo contrario. Es importante coordinarte con las personas con las que trabajas, para que una vez fuera no te agobie la idea de pensar que hay cosas a las que atender.

Estar de vacaciones y no pensar en el trabajo es posible

Búscate un sustituto. No todos lo requieren, pero en muchas situaciones es muy importante saber a quién confiarle tu trabajo. No tiene por qué ser solo una persona, puedes repartir tus obligaciones entre diferentes compañeros de trabajo.

Estar de vacaciones y no pensar en el trabajo es posible

Comunícale a la gente con la que trabajas que vas a estar fuera y menciona a las personas que vayan a hacerse cargo de tu trabajo.

Estar de vacaciones y no pensar en el trabajo es posible

Recuérdale a tu jefe que te vas de vacaciones. Conforme se vaya acercando la fecha, es muy útil ir recordándosela.

Estar de vacaciones y no pensar en el trabajo es posible

Establece unas normas de juego. Comunica cuándo podrías estar disponible una vez fuera o cuándo podrías revisar los mails. Informa del lugar destino de vacaciones y del plan de viaje que llevas. Si hay cambio horario o si tendrás conexión wifi.

Estar de vacaciones y no pensar en el trabajo es posible

Revisa tu plan con tu jefe. Reúnete con él para acordar qué cosas tienen que dejarse hechas y de qué asuntos se encargarán las personas ‘sustitutas’.

Estar de vacaciones y no pensar en el trabajo es posible

Sé organizado. Deja tu mesa y ordenador bien organizado para que tus sustitutos puedan encontrar lo que necesiten sin problemas. Deja notas si es necesario.

Estar de vacaciones y no pensar en el trabajo es posible

No pienses en el trabajo salvo para agradecer que gracias a él estás de vacaciones.

Estar de vacaciones y no pensar en el trabajo es posible

Limita la conexión vía smartphones, portátiles o tablets y conecta con las personas con las que estás de vacaciones.

Estar de vacaciones y no pensar en el trabajo es posible

Relájate

Estar de vacaciones y no pensar en el trabajo es posible

Deja tu vuelta planificada. Cuando regresas de vacaciones, necesitas uno o dos días para ponerte al día. No organices reuniones durante los primeros días y pídele tanto a tu jefe como a tus sustitutos que te cubran tu primer día, como si estuvieras fuera.

Estar de vacaciones y no pensar en el trabajo es posible

Ponte al día. Toma iniciativa para enterarte de todo lo que ha pasado mientras no estabas.

[td_smart_list_end]