Asegúrate de que hay una verdadera necesidad. Un trabajo real que necesite ser hecho. Pero no para ayudar únicamente con el trabajo sucio, sino también con funciones que puedan serviles de enseñanza. Aceptar becarios en una empresa que no tiene una función reservada específicamente para ellos causa frustración.

Asegúrate de que va a tener un coordinador o alguien que le enseñe. La enseñanza requiere tiempo, pero los becarios tienen que aprender a funcionar dentro de cada empresa. En la universidad aprenden la base, pero todavía queda mucho por hacer.

Asegúrate de que el papel que vas a asignar a tu becario le aporte valor. La idea de becario tiene sentido cuando hay un contacto real con el mundo profesional. Muchos estudiantes tienen dudas sobre por qué empresas empezar a buscar trabajo una vez graduados. Por eso tienen que experimentar, pero lo tienen que hacer de una manera real.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=6408]