Las nuevas tecnologías están creando nuevas vías laborales. Ya no es necesario asistir a tu oficina para estar presente en una reunión o para entregar a tiempo los informes semanales. Ni siquiera es necesario estar en el mismo país. Además, cada vez se busca mayor flexibilidad en los horarios de trabajo, algo que le quita necesidad al trabajo estrictamente presencial.

Parte de la culpa de estas nuevas tendencias la tienen los millennials, cuyos hábitos se están convirtiendo en reglas y proponen alternativas a las normas más tradicionales. Nuevas señales en la productividad y en psicología reflejan que, evidentemente, las reuniones restan productividad y que el trabajo desde casa puede ser hasta más creativo. Todo esto, por supuesto, responde a un cambio cultural mundialmente aceptado y si la cosa continúa así, las oficinas podrían estar en peligro de extinción.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11345]