Imagina tener el poder de convertir las pesadillas en sueños maravillosos, o convertir los buenos sueños en sueños incluso mejores. Suena a fantasía pero un estudio de la Universidad de Adelaide ha concluido que podemos hacerlo.

Han encontrado tres técnicas muy simples—una en particular—puede aumentar las posibilidades de que tengamos sueños lúcidos. Los sueños lúcidos son aquellos en los cuales somos conscientes de lo que estamos soñando. Precisamente, el hecho de ser conscientes es lo que atrae la posibilidad de poder controlar dichos sueños.

Este descubrimiento es el remedio para las personas que por desgracia, sufren pesadillas habitualmente, pero también para los que simplemente quieren tener sueños mejores.

La investigación se realizó entre 169 australianos divididos en tres grupos. El primer grupo fue testado en base a su respiración a la hora de dormir, para comprobar si estaba en el mundo de los sueños o soñando despiertos. El segundo grupo practicó una técnica llamada “despertarse de la cama” y que supone despertarse tras cinco horas por un corto periodo de tiempo, y después volver a las últimas horas de sueño cuándo se producen los sueños. El último grupo realizó las anteriores pero añadió una técnica más conocida como “inducción mnemotécnica de sueños lúcidos” .

Tras despertarse de estas cinco horas de sueños, el tercer grupo tuvo que repetir frases tales como: “La próxima vez que sueñe voy a recordar los que estoy soñando.” Y aquí empezó la magia. Las personas que repitieron estas frases consiguieron un 17% de éxito en la obtención de sueños lúcidos. Pero sobre todo, lo consiguieron aquellos que pudieron volver a dormirse rápidamente.

Por tanto, estas investigaciones pueden cambiar la vida de las personas que sufren pesadillas, algo muy común entre aquellos que sufren estrés o cualquier tipo de desorden causado por traumas del pasado. Si no estás interesado en los sueños, pero si en dormir mejor, echa un vistazo a este artículo, quizás encuentres lo que estabas buescando.