Cuando estamos comiendo, no solemos pensar en cómo la comida puede afectar a nuestra salud mental. Pero las investigaciones cada vez muestran más relación entre lo que comemos y el hecho de sufrir depresión. Entre los factores de riesgo que nos pueden llevar a sufrir una depresión, se encuentra la dieta, seguida de otros factores como el sueño y el ejercicio.

La depresión no está causada por un factor único, sino por una suma de ellos, y cuanto antes se identifiquen, antes se puede lidiar con ellos. Gracias a dios, la depresión está empezando a considerarse como un tema serio a nivel mundial. Una de cada seis personas en el mundo sufre depresión en algún momento de su vida. Esto afecta a sus relaciones personales, a su vida, a su trabajo y a su efectividad.

Los factores de riesgo para sufrir depresión incluyen la dieta, el estilo de vida y síntomas somáticos. Pero la dieta probablemente sea el más peligroso de todo, ya que es el que más descuidamos. O por el contrario, puede que a veces nos preocupemos por ella en exceso.

Una persona tiene más riesgo de sufrir depresión si lleva una dieta pobre, un estilo de vida errático y además no hace ejercicio. Las personas jóvenes, o generación millennial, están sufriendo con índices de depresión y de ansiedad jamás vistos hasta el momento. Por ello, es importante localizar los factores y tratar de lidiar con ellos.

El problema principal es que la depresión no se entiende como una enfermedad. Puede que la sufras y tu entorno no lo entienda, o no lo vea como realmente es. La depresión es algo muy serio en lo que nadie quiere verse metido, pero un día estás dentro y piensas que nunca vas a poder salir. Pero de todo se sale, así que mucho ánimo y empieza a cuidar tu dieta y tu forma de vida.