No factures. Muchas compañías aéreas te cobran por facturar la primera maleta. En vuelos internacionales es más común que te dejen facturar una maleta dentro de la tarifa de billete, pero siempre con límite de peso. Scott Grimmer, fundador de MileValue.com recomienda no facturar ninguna maleta. Basta con encontrar una maleta de medidas adecuadas y llevar lo necesario para el viaje. Estamos muy acostumbrados a viajar con más cosas de las que utilizamos.

Revista todas las tarifas para facturar equipaje. Si no puedes llevarlo todo a mano, comprueba las tarifas de todas las aerolíneas disponibles. Esto es lo que recomienda el CEO de Fareboom.com Marko Cadez.

Pesa el equipaje en casa. Grimmer también hace hincapié en llevar el equipaje bien pesado. Esto te permite organizarlo bien y prescindir de las cosas menos necesarias. A la hora de pesar, también hay que tener en cuenta el tipo de maleta que pienses llevar. Hay algunas realmente pesadas que no merecen la pena.

No pagues para un embarque preferente. Cada aerolínea tiene su sistema de embarque. Es una tontería querer ser el primero. Entrar, vas a entrar.

Olvídate del Wifi. Cada vez hay más aerolíneas que ofrecen la conexión de wifi a bordo (por supuesto, con su correspondiente tarifa). ¿Cuántas horas al día te pasas conectado a absolutamente todo? Por unas horas de desconexión no va a pasarte nada. Además, las aerolíneas también están incorporando muchos equipos de entretenimiento gratuitos que harán que te olvides de esa necesidad.

Revisa cada pestaña que se te abra cuando vayas a comprar un vuelo. A medida que vas avanzando con tu compra, el número de pestañas en tu monitor aumenta y cada vez hay más opciones extra entre las que elegir (muchas de ellas pueden venir seleccionadas, como la contratación de seguros). Lee atentamente todas las pestañas y olvídate de todos los extra que no sean de primera necesidad.