Siempre buscamos una receta mágica cuando queremos perder peso, ya sean súper comidas, suplementos o dietas relámpago.

Una pérdida de peso saludable, requiere una aproximamiento diferente, pero también un cambio en nuestra mente. No hay una comida única que pueda ser tachada de mágica para perder peso, tampoco podemos culpar a un simple nutriente por el hecho de engordar, como con el azúcar y los carbohidratos. Cuando se trata de una pérdida de peso a largo plazo, es esencial que miremos nuestra dieta y nuestro estilo de vida como si fuera un pack.

Mientras cortar ciertos grupos de alimentos resulta tentador, seguramente recuperemos este peso una vez volvamos a nuestros patrones de conducta habituales. Además, si te centras en un único tipo de comida para perder peso, puede que estés dejando pasar la variedad de nutrientes que el cuerpo necesita para alcanzar un nivel de salud óptimo.

No existe una respuesta sobre cuál es el mejor método para perder peso, cada persona es un mundo y cada organismo funciona de una forma. Disfrutar de los alimentos de todos los grupos, asegura que tu dieta es rica y variada, y te ayudará a perder peso.

Mantener los niveles de hidratos bajos, siempre es una buena opción para perder paso, siempre combinándolo con ejercicio físico. Pero también es importante comer sin distracciones, es decir, no mirar el email, no ver la televisión, etc. Centrarte en tu comida te ayudará a saborear mejor los alimentos y a sentir la plenitud.

Los mejores alimentos para perder peso son las verduras y las frutas, los cereales, las grasas saludables, y las proteínas.

Estos alimentos te ayudarán a sentirte satisfecho y cortarán tus ganas de buscar comida basura tras haberlos ingerido.

Los alimentos que menos ayudan a perder peso son: El alcohol, el chocolate, las patatas fritas, los dulces en general y las tartas.