1. Los empleados que se sienten reconocidos son empleados felices

La mayoría de nosotros nos llevamos a casa muchas de las sensaciones que hemos tenido durante la jornada laboral, sean buenas o malas. Vamos a plantearlo de esta forma: Las buenas vibraciones en la oficina se trasladan a un hogar más feliz.

Cuando muestras a tus empleados que son valorados y que aprecias todos sus esfuerzos, se van a sentir bien con lo que hacen y se van llevar esos sentimientos con ellos.

Y hablando de datos, los empleados felices aumentan su productividad entorno a un 12% frente a los que son menos felices. Es una situación donde todos ganan.

  1. Los líderes que aprecian a sus empleados son líderes apreciados

La confianza en el entorno laboral es fundamental. Es fundamental construir un entorno donde la confianza sea la raíz de la empresa. Esto se consigue día a día y con mucho esfuerzo, pero con el tiempo se obtiene la recompensa.

Cuando los empleados son conscientes de cómo contribuyen a la causa con sus esfuerzos, tienden a sentir una conexión mucho más fuerte con su líder.

El 90% de los empleados que reciben reconocimiento por parte de su jefe, afirman tener una fe absoluta en su jefe.

  1. Cuando los empleados se sienten valorados, no abandonan el barco

Si valoras el coste de un training para contratar a nuevos empleados, puede ser que entiendas el valor de los empleados con los que ya cuentas.

Con un poco de reconocimiento puedes mantener a tus empleados más talentosos por mucho más tiempo.

Guardar