Un gran ojo llora sobre una bandera ucraniana adornada con un corazón roto y casquillos de bala, atrayendo nuestra mirada hacia la parte superior izquierda de un lienzo monumental. El simbolismo y el surrealismo chocan cuando las figuras cubistas, angustiadas y distorsionadas –una de ellas portando un enorme fusil de asalto que ocupa el centro del cuadro de colores vivos– exponen el pavor y el terror de la guerra. Partiendo de la obra maestra antibelicista de Picasso de 1937, Andrés Valencia, de once años, contempla los horrores de la sanguinaria invasión de Ucrania por el presidente ruso Vladimir Putin.

Su madre, Elsa Valencia, dijo que Andrés no fue a la escuela y se quedó en casa el 25 de marzo, un mes y un día después de que comenzara la invasión, porque se sentía mal. El 24 de febrero marcó la escalada de la amarga y latente guerra ruso-ucraniana de ocho años, y la lanzó al centro de atención mundial.

«Fue el 25 de marzo. Sé la fecha porque cuando terminó de dibujarlo la escribió y firmó el reverso del lienzo, para que no se nos olvidara. Andrés estaba en su habitación mientras yo veía y escuchaba las noticias sobre la guerra en Ucrania», cuenta Elsa Valencia. «Estaba muy callado y entré en su cuarto para asegurarme de que estaba bien. Cuando entré vi un pequeño lienzo de 12×9 centímetros dibujado y coloreado con rotulador. Le pregunté por el cuadro. Me dijo que era la «invasión de Ucrania». El cuadro me conmovió por completo. Me senté a analizarlo. Me volví hacia él y le pregunté si quería un lienzo grande. Se volvió hacia mí y me preguntó si Putin le haría ‘algo’. Le dije que no, que no le haría nada. ¿Por qué crees que te haría algo? le pregunté. Me contestó: ‘porque cuando Picasso pintó el Guernica, a Franco no le hizo ninguna gracia y quisieron hacerle daño».

Andrés Valencia bajó al salón de su casa de San Diego y, en nueve minutos, esbozó el cuadro final en un gran lienzo, cuenta su madre.

«Cuando terminó me senté allí y me aseguré de preguntarle qué significaba exactamente todo aquello», dijo. «Repasó cada zona y describió todo el cuadro».

‘The Commander’ (2022), de Andrés Valencia. (Foto: Chase Contemporary)

Andrés Valencia, que empezó a pintar cuando tenía unos cinco años subido a una escalera para crear obras a gran escala con una mezcla de óleo en barra y pintura al óleo y acrílica, es también un aficionado a la historia de la guerra. The Commander (El Comandante, 2022) es un guiño a esa fascinación y una obra deliciosa en la que un uniforme verde resalta sobre un fondo lavanda.

«Creo que la historia es importante y veo documentales porque quiero aprender. Todas las guerras son malas. También aprendo sobre los soldados y lo que hicieron durante la guerra. Aprendí sobre (el objetor de conciencia) el soldado Doss y (el Rambo de la vida real, el sargento mayor Raúl Pérez) ‘Roy’ Benavidez», dijo Valencia. «Creo que el arte cuenta historias y yo estoy contando la historia del pueblo ucraniano y lo que Rusia le está haciendo. Mi pintura está contando una historia que no puede ser olvidada«.

El pasado mes de diciembre, Valencia arrasó en el mundo del arte y agotó rápidamente las entradas de un stand de Chase Contemporary en Art Miami, donde una gran multitud se reunió para verle pintar en directo con el artista estadounidense de origen caribeño Bradley Theodore. La gente se agachaba bajo las cuerdas e intentaba trepar por una escalera para echar un vistazo al virtuoso artista, que entonces tenía diez años y vendía cuadros a celebridades como Brooke Shields y Sofía Vergara, a beneficio de la Perry J. Cohen Foundation (PJCF), que apoya las artes, la educación y la conservación del medio ambiente, la fauna y la flora marinas, así como el espíritu empresarial de los adolescentes y la educación sobre seguridad en la navegación.

‘Ms. Cube’ (2020), de Andrés Valencia. (Foto: Phillips)

Junio fue un mes excepcional para la trayectoria profesional de Valencia. Su debut en una subasta mundial fue el 21 de junio en Phillips Hong Kong Day Sale of 20th Century & Contemporary Art & Design, y su cuadro original Ms. Cube (Señora Cubo, 2020), utilizado para su primera tirada de edición limitada, salió a subasta con una estimación de entre 200.000 y 400.000 dólares de Hong Kong (25.600 y 51.300 dólares). Finalmente, el cuadro fue adquirido por 1.260.000 dólares de Hong Kong (unos 161.076 dólares), y una parte de la recaudación se destinó a Box of Hope. Su primera exposición individual se inauguró el 23 de junio en la sede de Chase Contemporary –que representa al pequeño en exclusividad– en el SoHo, con una recepción esa misma noche. Comprometido con la filantropía, Valencia donó un cuadro para que se subastase en la Gala de Verano de UNICEF, que se celebró el pasado 30 de julio en Capri (Italia).

Fuertemente influenciado por George Condo, Picasso y el cubismo, Valencia combina colores vivos e ingeniosas composiciones faciales fragmentadas para crear pinturas figurativas a gran escala, dramáticas y vibrantes que transmiten narrativas complejas. Katalina (2020), que representa una figura femenina con un cuello alargado, un ojo izquierdo rodeado por un óvalo azul y unos labios carmesí sobre una barbilla amarilla, nos introduce en su historia.

‘Katalina’ (2020), de Andrés Valencia. (Foto: Chase Contemporary)

Prolífico y prodigioso, Valencia pinta a diario en el estudio de su casa, donde también estudia historia del arte, ve vídeos sobre pintura y esculpe, interesándose por artistas tan diversos como Gerhard Richter, Vincent van Gogh, Amedeo Modigliani, Francis Bacon y Miguel Ángel. También le influyen RETNA, Richard Hambleton, Raphael Mazzucco, Salvador Dalí y otros artistas que su padre empezó a coleccionar hace unos ocho años.

‘Max the Clown’ (2022), de Andrés Valencia. (Foto: Chase Contemporary)

Valencia suele empezar con pequeños bocetos antes de embarcarse en lienzos más grandes, guiándose por su rueda de colores. El pequeño pinta varios lienzos a la vez y ejecuta muchas obras en unos cuatro días, partiendo de la inspiración que le llega a todas horas, a veces despertándole del sueño.

Los profesores del programa de Artes Visuales y Escénicas (VAPA) de su escuela pública de California reconocieron rápidamente su excepcional y precoz talento, y sus padres alentaron y cuidaron inmediatamente su autoexpresión.

Max the Clown (Max el payaso, 2022) transmite introspección y atrae nuestra mirada en una danza a través del lienzo, como si hiciéramos malabares con los orbes azules del cuerpo y la frente y las mejillas verdes circulares. La peluca roja y el punto azul del pecho desprenden gotas de pintura.

‘Invasion of Ukraine’ (2022), de Andrés Valencia. (Foto: Chase Contemporary)

A veces pinta en silencio, otras escucha una gran variedad de música, como The Beatles, The Sugarhill Gang, Run DMC, the Beastie Boys, The Animals y James Brown. Sus temas incluyen figuras humanas exageradas y payasos, a veces inspirados en películas y dibujos animados, «pero sobre todo ideas que se me ocurren sin más«, confiesa Valencia.