Nos tomó más de dos días, cinco horas, 30 minutos y al menos dos registros por correo electrónico y un código de mensaje de texto de Ticketmaster para que mi amigo y yo finalmente consiguiéramos entradas para ver a Taylor Swift. Los otros millones de fans también experimentaron fallas en el sitio y problemas técnicos continuos después de horas de espera. Muchos otros no tuvieron suerte de conseguir entradas.

La reacción al desastroso lanzamiento fue inmediata, y los fanáticos se quejaron en las redes sociales sobre las fallas constantes del sitio, el modelo de precios dinámico, las tarifas adicionales por emisión de boletos y sobre el monopolio de Ticketmaster en la industria de la música en vivo. Pero Swift (a diferencia de, digamos, Pearl Jam, que intentó tomar una posición contra el poder generalizado del gigante de la industria en la década de 1990) tiene una de las bases de fans más grandes y dedicadas del mundo. Una base que potencialmente podría enfrentarse a Ticketmaster.

Sus seguidores, conocidos como ‘Swifties’, son organizados y sin duda efectivos. Anteriormente, han comprado estadio tras estadio en las (denominadas) giras más taquilleras de la historia. También han causado que Spotify tenga fallos. Está claro que existe la posibilidad de que esos fans sean la fuerza que finalmente rompa el control de Ticketmaster sobre la industria de venta de entradas de música en vivo.

Los problemas de la plataforma, que se estima que controla el 70% del mercado principal de venta de entradas y eventos en vivo, se producen en un momento en de impulso en torno a la reforma antimonopolio en la industria tecnológica en Estados Unidos. El mes pasado, el presidente Biden llamó «tarifas basura» a las subidas de precios de aerolíneas, bancos, compañías de cable y sitios de venta de entradas.

Con una discografía que abarca casi dos décadas y múltiples géneros, la audiencia de Swift ha catapultado a la estrella a nuevos niveles de fama sin precedentes. La gira ‘Eras’ de Swift ha confirmado 52 fechas hasta el momento y viene después de que Swift haya hecho historia recientemente como la primera artista en ocupar los 10 primeros lugares en el Billboard Hot 100 luego del lanzamiento de su último álbum, Midnights. Presentado como un «viaje a través de las eras musicales de la carrera de Swift», el recorrido de ‘Eras’ ofrece algo para cada fanático e invitando, algo que motiva y moviliza de inmediato a sus seguidores.

Los ‘Swifties’ dominan un rincón profundamente activo de Internet, uno que no solo es de celebración sino también de investigación e incluso de conspiración, ya que los fanáticos trabajan horas extra para detectar sutiles ‘huevos de Pascua’ dejados por Swift y su equipo en letras de canciones, comentarios de entrevistas, publicaciones en redes sociales y vídeos musicales que insinúan sutilmente lo que la estrella tiene planeado hacer. El martes pasado, quedó claro el gran alcance que ella tiene.

La preventa de la gira ‘Eras’ se abrió a las 10 a. m. hora de Estados Unidos el martes, y para las 13:00 horas, los miembros de renombre del Congreso habían comenzado a opinar sobre el frustrante proceso de compra de entradas y a señalar a Ticketmaster.

Pronto, los senadores Amy Klobuchar y Richard Blumenthal y los representantes Ilhan Omar , David Cicilline y Bill Pascrell publicaron sus propios tuits criticando las prácticas de emisión de entradas de Ticketmaster y su posición en la industria musical. Aparentemente, la noticia del gran malestar de los fanáticos incluso llegó a la Casa Blanca al mediodía cuando el propio Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Ron Klain, tuiteó sobre el fracaso del sitio para satisfacer la demanda de los fanáticos.

Los llamados a la acción de los legisladores incluyen el apoyo del Congreso para la aplicación de las normas antimonopolio, una revisión por parte del Departamento de Justicia en la industria de venta de entradas y una ruptura total de la empresa. Ya, al menos un fiscal general ya está investigando al respecto.

La razón por la que no puedes conseguir una entrada para ver a Taylor Swift por 50 dólares es porque muchas otras personas están dispuestas a pagar 600 u 800 dólares por esas mismas entradas.

Además, el CEO de Liberty Media, el mayor accionista de la empresa de promoción de conciertos Live Nation y su plataforma de venta de entradas, Ticketmaster, dijo a CNBC el jueves que 14 millones de personas intentaron comprar entradas para ‘Eras’ cuando se lanzó la preventa el martes, colapsando el sitio.

Entonces, ¿qué se puede hacer al respecto? Poco. Un hecho indiscutible es que hay millones de fans para solo miles de entradas. Taylor Swift podría aliviar parte de la presión de los precios y las entradas haciendo más giras, muchas más, pero incluso si lo hiciera, las entradas probablemente seguirían siendo muy caras e insuficientes.