Ye, el multimillonario empresario musical y diseñador de moda, anteriormente conocido como Kanye West, no deja de ser noticia. En los últimos meses, ha desatado una retórica de odio contra los judíos, se ha puesto ropa que se burla del movimiento Black Lives Matter y ha usado las redes sociales para acosar a su exesposa y a su ya exnovio (Pete Davidson). Una trifecta de comportamiento nauseabundo.

A eso se suma un caos persistente en su propio equipo de gestión: un miembro del equipo describió el juego de sillas corporativas como una «reorganización», pero aun así tienen a un multimillonario contaminando su propia marca con odio, burlas y acoso. ¿Afecta a la marca? No lo parece.

En StockX, un popular mercado de reventa en línea de zapatillas deportivas, no ha habido cambios en la cantidad de Yeezys de la marca Adidas Ye vendidas (ni tampoco en su precio promedio), según la portavoz Katy Cockrel. Seis de las 25 deportivas más vendidas en el mercado de reventas siguen siendo Yeezy, según los datos recopilados por WANTD, una plataforma de zapatillas en línea. “Las ventas son las mismas. Volamos a través de Yeezys”, dijo un revendedor.

El caos no parece importarles a los clientes de Yeezy. Un claro ejemplo es la historia de Jon Schaefer, un mecánico que perdió la capacidad de trabajar tras caerse de un árbol quitando las luces de Navidad el año pasado. Entonces, Schaefer decidió intentar comprar zapatillas de deporte codiciadas y venderlas para obtener ganancias en eBay. Ha funcionado mejor de lo que imaginaba. Entre sus ofertas más lucrativas están las Yeezys, que han generado un tercio de sus 2,3 millones de dólares en ventas anuales.

La gente todavía se vuelve loca por estas zapatillas, explica el hombre de 25 años: “Es Kanye West. El tipo ha hecho comentarios ridículos durante los últimos diez años. Creo que todo el mundo está acostumbrado a él y a lo que está haciendo. A la gente no le importan las palabras que salen de su boca”.

Adidas, la empresa alemana de calzado que ha trabajado con Ye desde 2013, dijo el pasado 6 de octubre que estaba poniendo su contrato con el rapero “bajo revisión”, pero no ha dicho nada sobre su comportamiento desde entonces. Los productos Yeezy representan entre el 4% y el 8% de los ingresos anuales de Adidas, según el banco de inversión Cowen. Esto significa que Adidas puede estar dando prioridad a las ventas de zapatillas por encima de otras consideraciones. La compañía no ha respondido a la solicitud de comentarios.

Si Adidas deja a Ye, significaría que este ya no sería multimillonario, según las estimaciones de Forbes. Su acuerdo con Adidas tiene un valor estimado de 1,5 mil millones de dólares, basado en un múltiplo de ganancias anuales. En 2021, Ye se embolsó 220 millones de dólares antes de impuestos. Consideramos que las regalías que Ye recibe de Adidas son similares a los flujos de ingresos generados por la publicación de música o los residuos de películas. El flujo de ingresos, según han dicho los expertos de la industria a Forbes, puede venderse de la misma manera que músicos, incluidos Bruce Springsteen y Bob Dylan, han vendido el trabajo de su vida por cientos de millones de dólares. Gary Young, del mercado de catálogos Royalty Exchange, dijo en marzo que el acuerdo de Adidas de Ye podría obtener al menos un múltiplo por 9.

Sin el acuerdo de zapatillas, el valor neto de Ye se reduciría a un estimado de 500 millones de dólares, incluidos efectivo, inversiones, bienes raíces y su catálogo de música y regalías, junto con una participación estimada del 5% en la firma de ropa moldeadora Skims de la exesposa Kim Kardashian. Ye no respondió a las solicitudes de comentarios.

Todo esto no significa que Ye haya patinado. Twitter y el Instagram de Meta lo han suspendido. Ye cortó lazos con la cadena de ropa GapGPS en septiembre, y él y JPMorgan Chase, el banco más grande de EE UU, anunciaron que ya no hacían negocios entre ellos.

También ha habido repercusiones dentro de la Casa de Ye. La rotación ha plagado a su equipo. Entre los que partieron se encuentran la ejecutiva de relaciones públicas, Tammy Brook; un asesor financiero e inmobiliario que solicitó el anonimato para preservar una posible relación futura con Ye; y Def Jam, su casa de grabación en Universal Music Group. “Cumplió su contrato de grabación”, ha explicado a Forbes una fuente cercana a Def Jam. “Es un agente libre”. El exasesor financiero caracterizó la rotación como una «reorganización» en curso dentro del equipo de Ye. “Creo que está enfocado activamente en construir un equipo bastante increíble para muchas de las grandes ideas que tiene y las empresas que quiere comprar”, dijo el asesor a Forbes.

La firma de Brook, FYI Brand Group, confirmó a Forbes por teléfono que ya no representa a Ye. Sin embargo, tiene una jefa de personal: Lauren Pisciotta, una persona influyente en las redes sociales con 1 millón de seguidores en Instagram. Ella está desempeñando ese papel para Ye y, en un mensaje de texto, dijo que “soy el mejor contacto en este momento” para cualquier cosa relacionada con las relaciones públicas. Eso significa que Ye actualmente no tiene una agencia de relaciones públicas registrada.

Las salidas anteriores incluyeron a un alto ejecutivo de comunicaciones, el abogado de entretenimiento Miles Cooley y Michael Cohen, famoso por arreglar Trump. Siguen en el campo de Ye: Gee Roberson, fundadora y codirectora ejecutiva de la agencia de gestión de artistas Blueprint Group. Roberson es el gerente actual de Ye, según una persona que contestó el teléfono en Foundation Management, la firma asociada de Blueprint. Jay-Z y Drake se encuentran entre los artistas que Roberson ha dirigido. Roberson no respondió a una solicitud de comentarios.

Las odiosas travesuras de Ye aún pueden tener un efecto acumulativo en los fans, quienes de repente pueden convertirse en los objetivos demográficos de la burla de Ye o que de otra manera deciden que finalmente están cansados ​​de él. El CEO de WANTD, Rick Nariani, dijo que cuando Yeezys salió a la venta durante una subasta en vivo de zapatillas esta semana en el mercado de reventa, varias personas dijeron que se irían en protesta. Es la primera vez que sucede, según Nariani. “Cada vez que hace un comentario, una pequeña parte de su base de fans se va”, asegura. “Hay mucho más sentimiento negativo de lo que he visto antes”.