El vestidor del apartamento de Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker) en Sexo en Nueva York. (Foto: @sarahjessicaparker)

El precio de las viviendas en las grandes ciudades se ha convertido en un obstáculo en muchos casos insalvable para quien busca independizarse por primera vez sin necesidad de compartir piso. Por eso, cuando vemos en nuestras series preferidas esos apartamentos luminosos con muebles que no aparecen en el catálogo de IKEA, es inevitable preguntarse qué lucrativa profesión desempeñan sus protagonistas.

Lujo e historia en ‘Solo asesinatos en el edificio’

En Solo asesinatos en el edificio, la serie de Disney+ convertida en uno de los fenómenos del año, al reparto encabezado por Selena Gomez, Steve Martin y Martin Short, se une un atípico personaje: el propio edificio, con un peso muy relevante en la segunda temporada. La ficción, ambientada en Nueva York, transcurre casi en su totalidad en interiores. En la serie, la construcción recibe el nombre de Edificio Arconia, pero en la realidad se llama Belnord. ¿El precio actual de uno de los apartamentos? Millones de euros. Desde Fotocasa indican que “el edificio de apartamentos Belnord es el que ha servido como referencia para el ficticio edificio Arconia de la serie. El bloque de viviendas se ubica en el Upper West Side del distrito de Manhattan y los apartamentos pueden llegar a alcanzar los 13 millones de dólares. Actualmente, los diferentes pisos disponibles tienen un precio de compra que va desde los 4.150.000 hasta los 8.350.000 dólares”.

El palacio de ‘Élite’

En Élite las casas de lujo son el hábitat de muchos de sus personajes, pertenecientes a familias adineradas con tantos problemas personales como ceros en su cuenta corriente. Pero sin duda, ninguna localización puede competir con el Palacio de Fernán Núñez, un emblemático lugar que aparece en la cuarta temporada de la serie de Netflix. Este enclave de estilo neoclásico, situado en la madrileña calle de Santa Isabel, fue el espacio escogido para emular la casa de Philippe von Triesenberg, un alumno de la realeza europea a quien dio vida Pol Granch. El edificio se construyó en 1847 y actualmente es propiedad de Renfe. En 2015, cuando el Ministerio de Fomento lo recalificó para venderlo (finalmente no sucedió), tenía un valor de 20 millones de euros.

El piso céntrico de ‘Valeria’

Los libros de En los zapatos de Valeria, de Elísabet Benavent, fueron llevados a la pequeña pantalla por Netflix el pasado año. La serie Valeria, que concluirá con una tercera temporada próximamente, narra la vida de una escritora que atraviesa una crisis vital y se rodea de sus amigas para transitar juntas por nuevos caminos. Valeria vive en pleno centro de Madrid y el alquiler de una casa como la suya no es para cualquiera: “Teniendo en cuenta las características del piso de la protagonista de la serie Valeria (aproximadamente 90m2 con una habitación doble grande, cocina grande, despacho y comedor grande, y balconcito), ubicado en el barrio de Chueca, estimamos que su precio de alquiler mensual es de alrededor de 2.000 euros y su precio de compra alrededor de los 500.000 euros”, apuntan los expertos de Fotocasa.

‘New Girl’ y el ‘loft’ en Los Ángeles

Zooey Deschanel interpretó durante siete años –de 2011 a 2018– a Jess, una inocente profesora que compartía piso con varios amigos en la serie New Girl. En concreto, vivían en un loft de cuatro habitaciones situado en el distrito de las Artes de Los Ángeles. El edificio es real y se conoce con el nombre de Binford Lofts. Basta con echar un vistazo a su web para comprobar el precio actual del alquiler de uno de los apartamentos disponibles. Con 125 metros cuadrados y un baño (no se especifican las habitaciones) habría que desembolsar 2.800 dólares al mes. Teniendo en cuenta el enorme tamaño del piso de Jess y compañía, parece improbable que pudieran hacer frente a ese gasto.

Las mansiones de ‘Big Little Lies’

Malibú, Calabasas, Pasadena… Aunque se supone que Big Little Lies está ambientada en Monterrey (California), solo una de las mansiones que aparecen en la aclamada serie de HBO está realmente en esa localidad. El resto están distribuidas por Los Ángeles. No se especifica la profesión de muchas de sus protagonistas, pero lo cierto es que a juzgar por los metros cuadrados de sus hogares, queda claro que su carrera profesional parece ir mucho mejor que su vida personal. Tal y como publicó Vulture en un reportaje junto al responsable de elegir localizaciones para la serie, el personaje de Renata Klein (Laura Dern), se pasea por una increíble casa que refuerza su imagen de mujer poderosa y que está valorada en unos once millones de euros. La casa con vistas al mar de Madeline Mackenzie (Reese Witherspoon) alcanza los 13,7 millones, mientras que la de Jane Chapman (Shailene Woodley), el único personaje que atraviesa estrecheces económicas, tiene un precio de unos 490.000 euros. Si todavía no has visto la serie, las increíbles casas que aparecen son un motivo más para engancharte.

El más comentado: el piso de Carrie Bradshaw

Puede que la segunda pregunta más repetida entre los fans de Sexo en Nueva York tenga que ver con el precio del apartamento de Carrie (la primera es cómo puede permitirse un vestidor repleto de zapatos y ropa de marca con el sueldo de una periodista). Convertido en un destino turístico más, el piso del personaje interpretado por Sarah Jessica Parker es uno de los más emblemáticos de la historia de la televisión reciente. Si bien en uno de los episodios ella comenta que paga unos 700 dólares gracias a un alquiler de “renta antigua”, a día de hoy, los portales inmobiliarios señalan que el precio ascendería a 3.000 dólares mensuales.