Beso Beach Ibiza ha dado por inaugurada la temporada de verano 2022 con la apertura de puertas de su sede en Ibiza (también cuenta con otra en Formentera y una más en Sitges), un enclave único lleno de encanto y personalidad, convertido en lugar de peregrinación de todos aquellos que se confiesan adictos al hedonismo en su máxima expresión.

Por eso, y porque es sin duda uno de los beach club más reconocidos y mediáticos tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, TAPAS presentó este lunes su monográfico dedicado a la isla, en cuya portada aparece Jonathan Anderson, responsable de haber sacado a Loewe de Ubrique (no del todo porque siguen trabajando con los artesanos locales).

#nohayveranosinbeso, una frase convertida en icono

Te suena, ¿no? El lema de este beach club dice que «No hay verano sin beso»… Y lleva razón, sin beso(s) no hay verano. Menos aún en los tiempos que corren. Este oasis playero lo sabe y, por eso, no ha dejado de causar sensación desde que abrió: cada vez que inicia temporada, los besos regresan a las arenas interminables de la Playa de las Salinas.

Tras un invierno repleto de encuentros, risas y ganas de disfrutar, Beso Beach Ibiza se ha preparado a conciencia para seguir coleccionando momentos durante los meses estivales. Quienes se acercan a conocerlo nunca lo olvidan. Al verlo, inmediatamente notas ese encanto especial que todos estamos deseando sentir. Ese qué sé yo donde el tiempo se detiene y la felicidad habita.

En la mesa

Siempre a la vanguardia, el restaurante renueva un año más su oferta gastronómica para ofrecer la perfecta combinación de sabores basados en una materia prima cuidadosamente seleccionada y la innovación culinaria, sin perder la esencia de la cocina tradicional.

Para abrir boca, por ejemplo, tartar de atún marinado, aguacate, soja y jengibre o pulpo a la brasa con puré cremoso de patata, alcachofitas y vinagreta de encurtidos. Después, una decena de arroces (de carabineros rojos, de bogavante…), carnes (chuletón de buey curado a la brasa Bilbao Berria), pescados frescos salvajes del día (cocinados al horno de carbón natural a la bilbaína), mariscos (langosta fresca de Formentera; pata de cangrejo real cocida), caviar (Amur Beluga, Osetra 100% natural Ruso…) y postres. También hay carta de tardeo (pizzas, fingers, nachos) y, claro, de cócteles.

Todo rodeado de la brisa, el sol y las aguas cristalinas que bañan este enclave paradisíaco. Así, clientes y amigos dan la bienvenida a los días impregnados por el aire a libertad, los eternos atardeceres y las noches mágicas iluminadas por el resplandor de la luna. De locos… porque como apunta Andrés Rodríguez, presidente de Spainmedia, Ibiza hierve, pero sigue de espaldas a la península.

Sobre Beso Beach

La historia de Beso Beach arranca en 2012 cuando Rafa Viar y su mujer Angie López tomaron las riendas del local a pie de playa que hoy es Beso Beach Formentera. Ambos contaban con experiencia empresarial en el sector de la restauración y la moda, siendo la fusión entre ellos una receta ganadora y de éxito. Beso Beach es un lugar especial donde disfrutar de una atmósfera con sello propio donde la felicidad y el estilo de vida se conjugan por una apuesta por la sostenibilidad consciente. Beso nace hace diez años de la brisa marina, los amigos y las puestas de sol en un entorno paradisiaco como es la playa de Cavall d en Borràs, en la isla de Formentera. Es un lugar creado para sentir experiencias únicas e inolvidables, en un entorno de relax inigualable, donde los protagonistas son el paladar y la esencia pura de la materia prima, ligados a un diseño cuidado y vanguardista.