J&B, la marca de whisky del portafolio de Diageo, ha dado a conocer en una fiesta celebrada el pasado jueves 23 de junio en la corrala del Museo de Artes y Tradiciones Populares, en pleno Rastro madrileño, su campaña “Hay ganas de orgullo de pueblo”, que protagonizan el actor y director de cine Eduardo Casanova y la cantante Soleá Morente.

A la presentación acudieron numerosos rostros conocidos, tanto del ámbito del colectivo LGTBIQ+ como de fuera de él, como Palomo Spain, Angy Fernández, María Escoté, Juan Vidal, Eduardo Navarrete, Roi Porto, Anaju, Elsa Ruiz o Sofía Cristo, entre otros, que pudieron asistir a la actuación de la cantante, interpretando una nueva versión de “Volver”, el popular tango de Carlos Gardel, con una letra que alude al orgullo de la diversidad sexual, y al teaser del cortometraje que Eduardo Casanova ha dirigido para la campaña.

Úrsula Mejía-Melgar, directora de marketing para el sur de Europa de Diageo, ha explicado que la suya es “una empresa que está muy orgullosa de todo lo que hace por la diversidad y la inclusión, que no se limita al colectivo LGBTIQ+, sino por la igualdad de género y racial”. Mejía-Melgar añadió que la campaña “Hay ganas de orgullo de pueblo” “conecta con este propósito global de la empresa y con su idea de dejar un legado”, y quiso agradecer a Forbes que hayamos reconocido internacionalmente, en el décimo aniversario de la lista Forbes de los mejores CMO a “Cristina Diezhandino, nuestra Global CMO, que es española, en el Salón de la Fama de los CMO”, al que pertenecen los directivos que han aparecido cinco o más veces en nuestra clasificación. 

¿Cómo surge la idea de la campaña “Hay ganas de orgullo de pueblo”?

La idea surge porque desde J&B pensamos que nadie debe perderse la posibilidad de sentarse a la mesa cuando se trata de celebrar. Cuando pensamos en esos momentos importantes en los que estamos reunidos con amigos o con familiares y echamos a alguien en falta, sabemos lo doloroso que puede ser esto, sobre todo cuando esa persona ha tenido que marcharse de su pueblo y abandonar a su familia y amigos por no ser aceptada por su sexualidad. De ahí nace la idea de “Hay ganas de orgullo de pueblo”, sabiendo, además, que tan sólo el 13% de la comunidad LGTBIQ+ vive en zonas rurales, a nivel europeo. Ese porcentaje tan bajo viene provocado por lo que se ha dado en llamar el “sexilio”, y que es la emigración de las zonas rurales hacia la ciudad para poder vivir la vida de respeto que se merecen.

Todo el que sea distinto a lo mayoritario es un bicho raro en los pueblos, y eso sirve para la diversidad sexual o porque simplemente te guste el arte contemporáneo…

Efectivamente hay esa tendencia a señalar al diferente. Y se nos olvida que las diferencias son lo que nos abren, como sociedad, todo un abanico de posibilidades y de riqueza. La diferencia es lo que nos permite evolucionar en distintas direcciones y crecer como sociedad. Aislar a la gente que no se conforma o que no entra dentro de las normas es una tontería, porque nos convertiríamos en una sociedad como la de “El cuento de la criada”.

¿En qué va a consistir la campaña y cuándo va a empezar?

La campaña tuvo el pistoletazo de salida el pasado jueves 23 de junio, que es cuando se dio a conocer a los medios, pero comienza realmente con el desfile del Orgullo en Madrid, el día 9 de julio. Ahí participamos con una carroza que se llama “Sol” que después recorrerá los pueblos de España, llevando el Orgullo a todos los rincones del país, para que se celebre por todo lo alto. Y pasaremos, lógicamente, por los pueblos que ya tienen una activación al respecto y dan la bienvenida al colectivo.

La lista de pueblos que visitaremos ya la hemos hecho pública, porque la lista está abierta para que los pueblos que quieran apuntarse a recibir la carroza nos lo hagan saber: es una invitación abierta, para que sea la propia gente la que nos diga donde quieren que vayamos a través de  hayganasdeorgullodepueblo.com.

¿Por qué elegisteis para realizar el cortometraje a Eduardo Casanova?

Cuando empezamos a pensar en el mejor modo de traer esta idea a la vida decidimos que la parte artística era muy importante. Queríamos, por un lado, crear una historia que fuera real desde el punto de vista del colectivo, que no fuera un invento del departamento de marketing. Para eso necesitábamos alguien que fuera del colectivo. Y, por otro lado, creemos que la estética de Eduardo Casanova es la de un artista que ha explorado lo que es ser diferente y estar expuesto a la discriminación. Él tiene una estética muy única y pensamos que no había nadie mejor para realizar este proyecto.

Es una persona magnífica que nos está ayudando, además, a entender lo que tiene que significar esto, y estamos muy contentos de poder contar con él como artista.

Eduardo es un artista muy rompedor y me parece muy osado por vuestra parte que hayáis contado con él.

Es un disruptor, a fin de cuentas. Y para que esto tenga visibilidad necesitamos una temática que sea respetuosa, pero revolucionaria al mismo tiempo. Si vamos a hacerlo hay que hacerlo con todas las consecuencias. Además de contar con un director contamos con él como artista.

Él está trabajando en un cortometraje que recoge testimonios de gente que ha vivido el sexilio, para darles visibilidad. Hay gente transexual, gay, lesbiana, etc. Hay una gran parte que ya está hecha, pero hay otra parte que se está haciendo todavía y se presentará más adelante, después de las celebraciones del Orgullo en Madrid.

Hay muchas cosas que están todavía por darse a conocer y las iréis conociendo poco a poco. Nuestro compromiso no se circunscribe al mes del Orgullo: es a largo plazo. Hay muchas sorpresas preparadas, porque no lo concebimos como una campaña, sino como un “movimiento”. Pienso, por ejemplo, en la campaña “La belleza real” de Dove, que empezó a principios de este siglo y sigue evolucionando: se ha convertido en un compromiso a largo plazo que va mostrando diferentes ángulos. Yo no me puedo comprometer a que esto dure veinte años, aunque espero que dentro de veinte años el colectivo tenga una visibilidad que no precise de nuestro apoyo.

En la presentación habéis contado también con Soleá Morente. ¿Cómo va a intervenir ella?

Lo que hemos hecho ha sido tomar la canción “Volver”, que en la película de Almodóvar la interpretaba Penélope Cruz, pero que, en realidad, estaba siendo cantada por Estrella Morente, hermana de Soleá. Ella ha venido para cambiar parcialmente la letra de la canción y convertirla en un himno del colectivo y dejar un legado reivindicativo. Porque ya no hay que “volver con la frente marchita”, sino que hay que volver con la frente bien alta y con todo el orgullo. Con el “Orgullo de pueblo”. Soleá estará en el Orgullo, el 10 de julio. Y ya se verá que pasa más adelante… Habrá sorpresas.

Etiquetado: