¿Quién dijo que el puro era cosa de sobremesas? Llega el verano y con él las ganas de romper las reglas y disfrutar de los cinco sentidos. Quizá por eso el binomio aperitivo y habano marca, cada vez más, las nuevas tendencias veraniegas de los amantes de los cigarros premium. Al esperar la comida, picando algo acompañado por un vermut, un fino o una cerveza, los aficionados al puro cubano aprovechan para disfrutar de sus vitolas preferidas. No es de extrañar: ¿Se te ocurre un plan mejor que un jardín, una copa de fresco vino blanco y un Romeo y Julieta Club Kings?


La línea retro de Habanos, una propuesta muy atractiva con un indiscutible encanto vintage en su diseño.

Perteneciente a la Línea Retro de Habanos, estos cigarros destacan por su presentación en una petaca metálica. Con un cuidado diseño, amado y deseado por los coleccionistas, está inspirado en los envases de bolsillo que se hicieron muy populares en la década de los años 70. Romeo y Julieta fue creada como marca de Habanos en 1875 por el español

Inocencio Álvarez. Sin embargo, no fue hasta 1897, con la compra por parte de Don Pepín Rodríguez, cuando la hoy emblemática firma empezó a destacar por la enorme calidad de su tabaco y fue el primer ministro británico Wiston Churchill uno de sus más conocidos embajadores. Hoy en día, Romeo y Julieta goza de un gran prestigio en todo el mundo y ofrece una de las más amplias gamas de los vitolarios de Habanos, elaboradas totalmente a mano con tripa larga.

La vitola de galera del Romeo y Julieta Club Kings es una Mareva (cepo 42 y 129 mm de longitud), el formato más popular de la historia de Habanos, que bien representa a Romeo y Julieta, una marca de fortaleza media, pero tremendamente aromática, la misma a la que se refería Churchill cuando pronunció su famosa frase: “Siempre llevo a Cuba en mis labios”. El buen tiempo veraniego anima a disfrutar del momento aperitivo, un momento Habanos.